TECNOLOGíA

Así son las prótesis ‘low cost’: descargables de Internet y listas para imprimir en 3D por menos de 20 euros

Así son las prótesis ‘low cost’: descargables de Internet y listas para imprimir en 3D por menos de 20 euros

Por Joel Dalmau | 23-09-2015

Gino Tubaro

Gino Tubaro

Inventor y fundador de Atomic Lab

En un mundo hípermercantilizado, poblado por jóvenes que buscan inversores en cualquier esquina de Silicon Valley (o en un Starbucks, que resulta más cool), y repleto de aspirantes a empresarios (ahora llamados emprendedores) que quieren ser el nuevo Zuckerberg explotando una idea parecida a la que ya tuvo el Zuckerberg original, regalar tus creaciones es ser un forro (en el sentido argentino del término, por supuesto). Gino Tubaro es argentino y ni por asomo se le puede considerar un forro. Es un brillante aspirante a ingeniero y un tipo generoso. Dos cualidades que a veces casan mal con la ambición económica, pero que en su caso le otorgan la autoridad suficiente como para hablar de sus proyectos con la certeza de que su trabajo es útil para su comunidad.

Todo comenzó por un mensaje en Facebook, asegura Tubaro. Una madre le pidió que realizara el diseño y la impresión en 3D de una prótesis para su hijo, al que le faltaba una mano. Tubaro lo hizo y se la regaló. Llegados a este punto, con los medios de comunicación de su país haciéndose eco de la noticia y Tubaro siendo invitado a conferencias y charlas de emprendedores, podría haber elegido fichar por una gran multinacional o vender su patente de prótesis lowcost a un precio respetable. Pero el regalo no era un gesto de marketing. Era una actitud, la que reafirma en su web: “invento para crear un mundo mejor”.

Tubaro trabaja con hardware abierto, software libre y conocimiento compartido a través de Internet, porque defiende que gracias a las nuevas tecnologías cualquiera puede aportar cosas para mejorar sus inventos. El siguiente paso que quiere incorporar a sus prótesis es lo que él denomina “braille dinámico”, un sistema que permite traducir un texto impreso al lenguaje braille a través de impulsos eléctricos pasando un dedo por encima. Y espera ser pagado como corresponde a la categoría de sus descubrimientos… con enormes dosis de felicidad.