APLICACIONES, HOGAR, TECNOLOGíA

Asistentes de inteligencia artificial para gestionar nuestra vida

Asistentes de inteligencia artificial para gestionar nuestra vida

Por Malu Barnuevo | 16-04-2017

Gummi Hefteinsson

Gummi Hefteinsson

Gerente de productor Google Assistant

Los seres humanos siempre hemos hablado con las máquinas. Hasta el más racional ha dedicado palabras cariñosas a su coche para pedirle que arrancase ese día que se negaba a hacerlo. O le ha dedicado unos cuantos insultos a la televisión cuando, en el momento decisivo del partido, ha perdido la señal. Hay quien incluso ha llegado a las amenazas verbales con su ordenador. Saber que el interlocutor no es más que un montón de plástico, metal y cables inanimado no cambia la cosa. Esta tendencia a humanizar nuestra relación con las máquinas ha existido probablemente desde siempre: ponemos nombres a las cosas y hablamos con ellas para construir una relación afectiva. Porque parece que la clave para entendernos, también entre nosotros, está precisamente ahí, en el afecto.

Gummi Hafsteinsson, gerente de producto de Google Assistant, sabe mucho de cómo se debe hablar con las máquinas y, sobre todo, de cómo ellas deben respondernos. Porque el futuro es que las máquinas ya no son aparatos inertes sobre los que descargar nuestras peroratas, ahora son capaces de dialogar. De hecho, así es como describe Hafsteinsson lo que quieren conseguir con su asistente de inteligencia artificial, que mantengamos un “diálogo con Google”. Es el paso que le faltaba a nuestra evolución tecnológica: que en lugar de tener que adaptarnos a las máquinas (para aprender cómo funcionan y el lenguaje que debemos utilizar para que nos entiendan), sean ellas las que se adapten a nosotros y comiencen a funcionar -y a pensar- como lo hacemos los humanos.

Aunque hasta ahora los teclados y las pantallas táctiles han sido suficientes como para comunicarnos con las máquinas, hay que tener en cuenta que se calcula que en el año 2021 habrá 46.000 millones de aparatos conectados a Internet. De la más diversa índole: desde coches a electrodomésticos, pasando por supuesto por los teléfonos y los ordenadores. La comunicación con ellos tendrá que ser distinta por necesidad, y ahí es donde entran en juego los asistentes de inteligencia artificial que interactúan a través de la voz. Los esfuerzos de Google con su Assistant están centrados en conseguir que sea lo más parecido posible a hablar con un semejante: “que entienda lo que quieres decir de la manera que te resulta más familiar como ser humano”, dice Hafsteinsson. Con este objetivo, el gigante de Mountain View incluso ha contratado guionistas de Pixar o de The Onion (la web satírica más famosa de Estados Unidos) para que las respuestas ofrecidas por el asistente tengan sentido del humor. Tal vez ahora suene raro, pero si hacemos caso a lo que Google pronostica, probablemente dentro de muy pocos años podremos echarnos unas risas con las respuestas que nos dé nuestra lavadora cuando le preguntemos cuál es la mejor temperatura para una colada de color.

Edición: Malu Barnuevo | Douglas Belisario
Texto: José L. Álvarez Cedena