TECNOLOGíA

Blockchain, el sistema económico colaborativo que revolucionará la banca

Blockchain, el sistema económico colaborativo que revolucionará la banca

Por Zuberoa Marcos | JC Rodríguez Mata | 21-10-2016

Alex Tapscott

Alex Tapscott

Coautor de 'Blockchain revolution'

Un hombre de paja (Satoshi Nakamoto) aficionado a los trenes de juguete que inventa una nueva divisa harto de las comisiones bancarias. Un empresario australiano (Craig Wright) celoso de su intimidad que se oculta detrás del japonés misterioso. Un sistema criptográfico de máxima seguridad que hace temblar a los bancos centrales de medio mundo. Y especulaciones, muchas especulaciones referentes a la deep web, hackers con intenciones dudosas, arribistas empujados por la codicia, emprendedores visionarios… La historia de la gestación y posterior desarrollo de las Bitcoins está repleta de leyendas y medias verdades. Desde su anuncio en 2009 con la famosa carta firmada por Nakamoto, hasta la confesión de Wright en una entrevista con varios medios (entre los que se encontraban The Economist y la BBC), las famosas monedas virtuales no han hecho más que crecer, acumulando a su paso detractores y defensores a partes iguales. Un estudio reciente, publicado por el Instituto Swift con el título Monedas virtuales: ¿Medios de intercambio o activos especulativos?, aseguraba que las divisas como Bitcoin no suponían ningún riesgo para la estabilidad monetaria internacional. El estudio, que relativiza el impacto de estas monedas en la economía mundial, contrasta con otra noticia en la que varias empresas dedicadas a las criptodivisas aseguran que cada día se abre un cajero automático en el mundo dedicado a su distribución.

Entre titulares amarillos e historias que podrían formar parte de un capítulo de Mr. Robot, las criptomonedas han sumado a partes iguales defensores y detractores. De lo que nadie duda es de que su concepto -un medio digital de intercambio descentralizado, imposible de hackear y controlado por los propios usuarios, sin estar sujeto a los mandatos de la banca- es brillante. Uno de sus más destacados apóstoles es Alex Tapscott, fundador de Northwest Passage Ventures, empresa que impulsa la tecnología blockchain (cadena de bloques), el corazón de las criptomonedas. La compañía asegura en su página web que su misión es desarrollar “una economía inclusiva, justa, transparente, global y segura, en la que la riqueza se comparte con quienes la crean”. El propio Tapscott en uno de sus artículos para Forbes tituló “La democracia blockchain: un gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo”, poniendo esta tecnología a la altura de las grandes revoluciones. Tapscott defiende que “Blockchain es una base de datos o un gran libro de contabilidad global, que funciona en millones de dispositivos y está abierto a cualquiera, en el que no sólo información, sino cualquier cosa de valor (dinero, títulos, escrituras de propiedad, documentos de identidad, incluso votos), se puede mover, vender y manejar de forma segura y privada. Y donde la fiabilidad viene establecida por la colaboración masiva y un código inteligente en lugar de por intermediarios poderosos como gobiernos y bancos”.

En libros, conferencias y artículos publicados en algunos de los medios más prestigiosos del mundo, Tapscott desarrolla su teoría de que el Blockchain puede cambiar el mundo. Tal vez sea cierto. O tal vez no. Pero el simple hecho de poner en cuestión las normas establecidas para buscar alternativas más libres ya merece la pena.

Entrevista: Zuberoa Marcos
Edición: José Carlos Rodríguez Mata | Georghe Karja
Texto: José L. Álvarez Cedena

Transcripción de la conversación
ALEX TAPSCOTT
00:24
Dicho de un modo sencillo, la tecnología de Blockchain es un gran registro o una gran base de datos distribuida globalmente. No sólo de información, sino de cualquier cosa que tenga valor: dinero, acciones en bolsa, bonos, títulos de propiedad… incluso los votos de unas elecciones. Toda esta información se puede trasladar, mover y gestionar de forma segura y confidencial, y la confianza no la establece un banco o un gobierno, sino por medio de una aplicación ingeniosa, y de una colaboración masiva.

Por ejemplo, en el caso de Bitcoin, se realizan transacciones constantemente. De vez en cuando, como si fuera el latido de la red, se almacenan en lo que se llaman bloques. Pero una vez que se han validado las transacciones de un bloque, éste se añade a una cadena. Por eso se llama “Blockchain”, “cadena de bloques”. Y toda la información cada uno de ellos debe hacer referencia a la información del bloque anterior, que a su vez debe hacer referencia al bloque anterior. En la práctica, lo que esto quiere decir es que, si quieres hackear esta información, tendrías que reescribir todo el historial comercial desde el principio.
ALEX TAPSCOTT
01:24
Todo el mundo puede ver lo que sucede en tiempo real. Esa confianza y transparencia reduce drásticamente la fricción y el coste. Reduce las probabilidades de error y también los riesgos del sistema.

La tecnología del Blockchain tendrá un impacto enorme en el día a día de las personas. Hemos investigado varias áreas donde esta tecnología tendría utilidad. En general se cree que hará que los sistemas bancarios sean más eficientes. Y puede que sea cierto. Pero es solo el principio. Pongamos el ejemplo de los títulos de propiedad. El 70% de la población mundial que es propietaria de algún terreno tiene unos títulos dudosos. Es decir, no saben si alguien más tiene otro título sobre el mismo terreno, si el gobierno la hará respetar, o si hay un registro. Y muchos reputados economistas consideran que un título de propiedad seguro es uno de los factores más importantes para la movilidad económica. Con la tecnología Blockchain se puede incorporar esta titularidad en un registro y, si la vendes o compras, si se transfiere de una persona a otra, el gobierno registraría automáticamente esa transacción. En consecuencia, ningún dictador o burócrata corrupto del registro podría decir: “Tú puedes decir que eres dueño de esta tierra, pero en realidad lo soy yo”.
ALEX TAPSCOTT
02:48
Eso sería un gran avance. Otro sería la inclusión financiera. Con Blockchain, hay empresas que pueden ofrecer los mismos servicios que ofrece un banco, ahorrar, mover tu dinero y acceder al crédito, sin necesidad de tener una infraestructura bancaria tradicional. Todo ello hace que las personas más desarraigadas, aquéllas a las que la globalización y la revolución tecnológica han dejado de lado, son las que más se pueden beneficiar de esta revolución.

En la actualidad, la mayoría de gente obtiene energía de centrales eléctricas grandes y centralizadas que venden su energía al mercado. Pero recientemente ha habido ciertos cambios tecnológicos. El precio de los paneles solares ha bajado considerablemente y la eficiencia de las baterías ha mejorado significativamente, por lo que cada vez son más las personas que generan su propia electricidad. Sin embargo, a día de hoy, es imposible venderla a un mercado abierto. Lo único que pueden hacer es venderla a la compañía eléctrica. Ahora mismo hay empresas como LO3, de Brooklyn, y Nasdaq, de California, que están desarrollando un mercado de distribución de energía para productores individuales. Si tienes un panel solar en tu tejado que genera más electricidad de la que necesitas, cogerá esa energía y la convertirá en un pequeño activo que podrás vender de persona a persona.
ALEX TAPSCOTT
04:06
Otro gran ejemplo de cómo se está usando Blockchain en la actualidad es en la industria musical. En realidad el gran problema de la música con la primera generación de internet ha sido que convirtió lo que era un activo en un bien de acceso gratuito. Imagina que una canción no fuera únicamente la composición musical, sino que tuviera inteligencia integrada, con los derechos de licencia y de autor. De este modo, cada vez que se reprodujera se activaría un contrato inteligente, básicamente un programa, que trasladaría el valor de lo que se está reproduciendo al propietario. ¿Y qué pasa si una canción se sube varias veces a YouTub, por distintas personas, pero tuviera esa inteligencia para saber quién es el creador? Cada vez que se reprodujera, se haría un pago al artista.

El dólar estadounidense, la libra, el euro, el yen, el dólar canadiense, el australiano, el franco suizo, el won… las grandes divisas del mundo se pasarán al Blockchain. De hecho ya está pasando. El Banco de Inglaterra está probando una divisa digital, y un economista de esta institución estima que, si se trasladara sólo una tercera parte de la libra, únicamente con la reducción de riesgo, fricción y coste, sumaría permanentemente un 3% al Producto Interior Bruto del Reino Unido, lo que es mucho.
ALEX TAPSCOTT
05:19
Creo que es muy probable que, en los próximos diez años, las divisas más débiles, puede que todas menos las diez más importantes, perderán en gran parte su importancia porque la gente usará criptomonedas para mover, almacenar y gestionar su dinero. No me extrañaría que en los próximos dos o cuatro años esta tecnología haya cambiado totalmente la vida de las personas, sean conscientes de ello o no.