COMUNICACIóN, TECNOLOGíA

¿Cambiará la realidad virtual al periodismo? (Reportaje en vídeo 360º)

¿Cambiará la realidad virtual al periodismo? (Reportaje en vídeo 360º)

Por Maruxa Ruiz del Árbol | 10-11-2016

Hackathon Berlín

Hackathon Berlín

Congreso de periodismo y realidad virtual

Tal vez desde la irrupción -alucinada y visionaria, lisérgica y surrealista- del periodismo gonzo para dar voz a la contracultura en las revistas estadounidenses de comienzos de los años setenta, no ha habido otro fenómeno en el último medio siglo que haya supuesto una revolución del tal magnitud en la forma de contar las noticias. Cierto que hemos vivido, primero, una espectacular pujanza de los medios de comunicación con aquella primera guerra televisada (la operación Tormenta del Desierto de Iraq) en 1990 que pudo verse, como describió el escritor Julio Llamazares “sentado cómodamente en el salón de mi casa, con una cerveza al lado y la mesa bien provista de comida y tabaco”. La guerra convertida en espectáculo. El mundo entero como plató. Y, después, el lento y agónico declive del periodismo, con profesionales peleando por mantener la dignidad de una profesión que, tras encontrar en la tecnología su mejor aliado, tiene que soportar ahora el huracán de un mundo digital en el que los modelos de negocio son todavía dudosos. Hubo también, a mitad de camino, el frustrado intento de eso que con exceso de optimismo algunos bautizaron como “periodismo ciudadano”. Un invento nacido al calor de la profusión de redes sociales que terminó asfixiado por su propia vacuidad.

En mitad de este ruido sobresaturado de estímulos, quedan las historias que merecen ser contadas. Que son muchas, aunque pocas veces alcancen el altavoz que merecen. Y queda también el afán por encontrar nuevas formas narrativas que trasciendan la separación entre emisor y receptor. Que devuelvan a quien recibe las noticias la emoción por descubrir otros mundos, por entender otras miradas.

Puede que una de las respuestas a esa necesidad esté en la realidad virtual. Una de las pioneras de lo que se conoce como periodismo inmersivo es Nonny de la Peña. Sus piezas, duras, sin concesiones (historias que hablan de la pobreza en Los Ángeles o de la vida en Aleppo) han sido premiadas en el Festival de Sundance y son financiadas por el Tribeca Film Institute, Associated Press o Google. En una entrevista publicada por Wired, De la Peña se mostraba convencida de que el avance de la realidad virtual es imparable y que será esencial en el nuevo periodismo: “Los periodistas se darán cuenta muy rápido de que la realidad virtual tiene una capacidad única para situar a los espectadores en la escena de un acontecimiento, en lugar de observarlo desde fuera, y eso es una forma muy poderosa de engancharlos emocionalmente. La VR se adapta especialmente a un tipo de historias, eventos significativos que tienen lugar en un escenario determinado. La gente aprenderá rápido y dirá: eso debería ser contado con VR”.

Este tipo de nuevas narrativas fueron el objeto de un encuentro internacional en Berlín, en el que creadores multidisciplinares reflexionaron sobre las posibilidades que ofrecen las cámaras 360º y la realidad virtual en el periodismo. Trey Bundy, uno de los reporteros que participaron en el evento, ha experimentado con la RV en entrevistas. La intención de este tipo de experimentos, es conseguir que los usuarios se pongan en el papel del periodista, empatizando mucho más con la historia y la persona que tienen en frente. Aunque la tecnología está casi preparada para dar el salto hacia estas nuevas formas, Christian Malterer, vicerector de la facultad de Cine Digital de la universidad de Berlín, considera que todavía somos “como niños pequeños jugando en un mundo nuevo”.  Niños que inevitablemente crecerán y es posible que, gracias a la realidad virtual, vean surgir un nuevo periodismo en el que las historias se puedan comprender mejor que es, en definitiva, la única posibilidad para sentirlas mejor.

Edición: Maruxa Ruiz del Árbol | Mikel Agirrezabalaga
Texto: José L. Álvarez Cedena

Transcripción de la conversación
NARRADORA
00:01
Quizá pueda parecer que la historia de la realidad virtual es reciente….pero ya en 1936 la revista estadounidense de ciencia ficción Wonder Stories Magazine describía la existencia de un dispositivo vagamente parecido a una máscara de gas que proyectaba grabaciones holográficas capaces de traer paisajes, sonidos, olores e incluso el sentido del tacto.

La realidad Virtual ha tenido desde entonces infinitos renacimientos….. Pero nunca hasta ahora se ha llegado a popularizar. ¿Es este, por fin, el gran momento de la realidad virtual? El periodista alemán Marcus Bösch dice que, esta vez sí, la realidad virtual ha llegado para quedarse. El pasado octubre Bösch reunió en Berlín a periodistas y creadores de todo el mundo para explorar los límites de una narrativa cuyas posibilidades reales está aún por descubrir.
MARCUS BÖSCH
00:59
La realidad virtual ya lleva tiempo rondando por ahí. Hubo mucho furor en los años noventa, y la gente pensaba: “Sí, esto será el futuro en el año dos mil”. Pero no fue así. Pero ahora tenemos muchísimos dispositivos. Tenemos smartphones muy potentes, y estoy seguro de que esta vez sí que la llevaremos más allá. La realidad virtual cambiará la forma de consumo audiovisual, de comprar o alquilar un piso, porque no irás en persona, lo visitarás antes con tu casco de realidad virtual sin tener que salir de tu casa. Yo creo que para los periodistas es una herramienta muy valiosa que permite que la gente experimente una situación. El público ya no está pasivo, sentado en su salón, sino que está dentro.
NARRADORA
01:47
¿Podrá esta tecnología hacerte sentir como si realmente pasearas por el Memorial del Holocausto?, ¿como si de verdad estuvieras montado en este taxi? ¿Ha llegado la tecnología lo suficientemente lejos como para hacerte sentir el aliento de este beso histórico?

Convencidos de que, al menos, puede ser digna sustituta de algunas realidades, los medios internacionales se han llevado sus cámaras 360 a campos de refugiados, han estado en Irak en la primera línea de guerra y hasta nos han llevado a Fukushima, a descubrir qué fue de esa población cinco años después del desastre nuclear.

Pero, más allá de ofrecer una experiencia a través de un medio innovador, ¿se puede narrar una historia compleja de manera inmersiva?
TREY BUNDY
02:40
Hasta qué punto se puede contar una historia de investigación completa, con muchos personajes y bien documentada, en realidad virtual, es algo que todavía hay que medir. Ese era nuestro propósito con este proyecto.

Nuestra historia en realidad virtual se llama “Disfellowshipped” “Desasociada”, que es la versión de los Testigos de Jehová de la excomunión. Trata sobre una mujer de Oklahoma que fue testigo de Jehová durante treinta y siete años. Cuando era pequeña el anciano más poderoso de la congregación abusó de ella. Cuando grabamos la entrevista a Debbie queríamos que pareciera que te habla directamente a ti cuando ves la historia. Para eso cogimos una pequeña cámara de trescientos sesenta grados, del tamaño de un móvil, la pusimos en un soporte, yo me senté en un lado y Debbie se sentó al otro. Pusimos la cámara entre ambos, estábamos muy cerca. Y, entonces, la volví a entrevistar. Le pregunté lo mismo que le había preguntado un año antes. Le pedí que me lo volviera a contar, y así lo hizo. Al final de la entrevista, me levanté de la silla, salí de la habitación, y grabamos un fondo blanco donde yo me había sentado. Luego, en posproducción, borramos el fondo que estaba en mi lugar. El efecto es que parece que seas tú quien está sentado en casa de Debbie. No hay ningún periodista, no hay nadie más, solo estáis tú y ella. Te está contando la historia a ti, mirándote a los ojos. Esperamos que eso cree un sentimiento de intimidad que no podrías sentir con otro medio.
TREY BUNDY
03:39
Cuando hablo con gente sobre realidad virtual, y no son periodistas, me preguntan lo mismo que los periodistas: “¿Por qué molestarse en hacer eso?”. La mayoría de las personas no tienen muy claro el valor que tiene o puede tener esto. Es comprensible. Es difícil hacer que la gente se ponga unas gafas y se quede sentada durante largos períodos de tiempo ellos solos… Consumir periodismo de esa forma no es algo que te apetezca hacer en el tren, no es algo que te apetezca hacer en tu salón, no es algo que la gente pueda hacer en grupo, aún. Esas cosas van a tener que cambiar un poco antes de que el público sea tan amplio como a todos nos gustaría que fuera.
NARRADORA
04:42
Este año medios tan relevantes como The Guardian o El País han publicado su primera historia periodística en Realidad Virtual. Incluso New York Times tiene una sección exclusivamente dedicada a los videos inmersivos. La clave es que no sólo hay más narrativa sino también más tecnología accesible al gran público. Apple, Facebook, Samsung, Microsoft, Google, Amazon…las compañías tecnológicas más grandes del mundo están invirtiendo en Realidad Virtual.

Los usuarios de realidad virtual han aumentado exponencialmente. En 2014 eran sólo 200.000. Hoy se han sumado hasta 40 millones de usuarios a la realidad virtual.
CHRISTIAN MALTERER
05:26
Es solo una transición hasta que llegue el momento en que aprendamos a contar o experimentar una historia. No tanto “contar”, eso no hace justicia al contenido, sino más bien dar al receptor, al visitante virtual, la posibilidad de vivir la historia.

En el futuro se nos ocurrirán otras maneras de utilizar la realidad virtual. Las tecnologías están permitiendo que lo audiovisual se vuelva mucho más inteligente y que nos reconozca como sus consumidores. Ahora mismo estamos jugando como niños pequeños en un mundo nuevo, y nos conformamos con cosas muy básicas, que dentro de unos años no nos bastarán. El consumidor de realidad virtual va a madurar muy rápido.