CIENCIA, MEDICINA, SALUD

El microbiólogo español que está rozando el Premio Nobel

El microbiólogo español que está rozando el Premio Nobel

Por Maruxa Ruiz del Árbol | 12-01-2017

Francis Mojica

Francis Mojica

Profesor Fisiología, Genética y microbiología. Univ. de Alicante

Lo que uno espera encontrar durante un mes de agosto en Santa Pola son muchos alemanes colorados por el sol y hartos de cerveza, no una posible cura para el cáncer. Pero debe ser cuestión de dónde coloca la mirada cada uno. Si uno se centra en los que caminan por el paseo marítimo, puede entretenerse bastante, aunque casi con total seguridad que de ahí no sacará una gran aporte para la humanidad. En cambio, si alguien es lo suficientemente curioso como para dedicar varias décadas a observar bacterias en las salinas de la localidad, puede que algún día vea algo extraordinario. Tan extraordinario como para darse cuenta de que en el genoma de esos microorganismos estaba escrito uno de los mayores avances de la ciencia moderna.
Así contada la historia de las salinas de Santa Pola parece la anécdota de un excursionista avezado. Pero se trata del inicio de una investigación de décadas. El proyecto de una vida que para Francis Mojica, microbiólogo español, comenzó en 1993 cuando publicó su descubrimiento de las repeticiones palindrómicas cortas agrupadas y regularmente interespaciadas, más conocidas por sus siglas en inglés: CRISPR. Años después de documentar estas repeticiones genómicas en las secuencias de ADN, Mojica observó que entre ellas se incrustaban también otros elementos procedentes de virus y que aquello podía ser un sistema utilizado por las bacterias para inmunizarse frente a los mismos. Una especie de “autovacuna”. Era la puerta de entrada para numerosas terapias genéticas que podían ayudar a curar enfermedades como el cáncer.

Más de una década después de este descubrimiento, las implicaciones de sus aportes están comenzando a ver la luz. La posibilidad de cortar y pegar secuencias de ADN abre infinitas posibilidades en el campo de la medicina y también un mercado de miles de millones de dólares por el que ya pelean varias empresas. No es extraño que el nombre de Mojica suene de forma recurrente cuando se hacen las quinielas para el premio Nobel de Medicina; pero el científico ilicitano parece ajeno al oropel y a las envidias que despierta un galardón que no gana un español desde que Severo Ochoa lo hiciera en 1959: “El premio Nobel se lo merece mucha gente. Pero que a uno le toque puede considerarse una lotería. Todo depende de qué se considere como relevante o fundamental para haber llegado a donde se ha llegado”. Y mientras otros especulan sobre la posibilidad de que reciba o no la famosa medalla de la academia sueca, Francis Mojica sigue a lo suyo: buscar donde otros no han encontrado nada nuevas posibilidades para salvar vidas.

Edición: Maruxa Ruiz del Árbol | David Castañón
Texto: José L. Álvarez Cedena

Transcripción de la conversación
FRANCIS MOJICA
00:39
Hay quien dice que va a cambiarnos la vida. Que ha empezado una nueva era. Va a afectar a cómo vemos el futuro en cuanto a posibilidad de evitar enfermedades que hasta ahora eran incurables o con un tratamiento muy difícil. O cómo se puede mejorar la productividad en cultivos o la producción de carne en animales para el consumo humano y mil cosas más.
FRANCIS MOJICA
01:07
CRISPR es el acrónimo de repeticiones palindrómicas cortas agrupadas y regularmente espaciadas… Ahí es nada. Estas repeticiones sirven como un almacén de memoria de infecciones que sufren las bacterias y lo utilizan luego para reconocer a esos agentes infecciosos, que normalmente son virus, para destruirlos. Es decir, actúa como un sistema de inmunidad adquirida. Lo único que la gente habrá oído hablar de CRISPR por otras razones. A partir de estos componentes del sistema inmunológico de los procariotas se han desarrollado unas herramientas que suponen la tecnología CRISPR que sirve para hacer muchas cosas. Manipular material genético en muchos sentidos, fundamentalmente editando el texto de este libro de instrucciones que tenemos todos los seres vivos.  
FRANCIS MOJICA
02:27
Se han eliminado virus que están insertados en el genoma de animales. Estoy hablando del virus del sida, el virus de la hepatitis B, el virus de la poliomelitis, el virus del papiloma, el virus del herpes no sé si lo he dicho ya. Es decir, muchos virus que se quedan con nosotros toda nuestra vida y que no hay manera de quitárselos de encima, con CRISPR CAS-9 se han conseguido eliminar estos virus. Se ha conseguido identificar por ejemplo cuáles son las debilidades nuestras y las debilidades de los que nos infectan. Esto incluye por ejemplo el virus del zika o el virus del dengue. Cuáles son las proteínas que nosotros producimos que necesitan ellos para poder replicarse. Si nosotros silenciamos o evitamos que se produzcan esas proteínas evitaremos la infección por estos virus. También se ha tratado con esta terapia, que esto es una terapia génica en animales adultos, la enfermedad de Huntington, la distrofia muscular de Duchenne, se ha conseguido recuperar la visión parcial de ratones ciegos inyectando CRISPR CAS-9. Esto lo que se ha conseguido en animales. En humanos, hace algunas semanas de hecho, se inyectó en un paciente con cáncer, cáncer de pulmón en concreto, se le han inyectado células de sus sistema inmune, linfocitos T que se le retiraron al individuo, se han modificado con CRISP CAS 9 que ahora que se le han vuelto a reimplantar al paciente, vayan a las células tumbales y las destruyan. Los resultados los tendremos en unos meses. 
FRANCIS MOJICA
04:20
Todo empezó para mí cuando me ofrecieron la posibilidad de realizar mi tesis doctoral en la Universidad de Alicante. Mis directores de tesis me encargaron que estudiara cuáles eran los mecanismos moleculares por los cuáles unos microorganismos que habitan en las salinas de Santa Pola, aquí al lado, eran capaces de adaptarse a cambios en la salinidad. La primera vez que vimos este patrón de repeticiones fue precisamente con unos de estos resultados de secuenciación en el que uno determina dependiendo de la posición de estas benditas cuál es la sucesión de bases, la secuencia de ADN. Y uno va leyendo de abajo hacia arriba. Y en aquel momento, esto fue en agosto del año 92, había un señor que había terminado su carrera y estaba decidiendo si la investigación estaba hecha para él. Y le dimos una oportunidad y entre otras labores que le encargáramos, le encargamos que nos fuera leyendo las secuencias mientras nosotros íbamos tomando notas de las mismas. Empezó a leer y en un momento noté que me esta diciendo exactamente lo mismo que me había dicho momento antes lo que me hizo pensar que el señor se estaba equivocando y se había confundido de línea repitiendo otra vez lo mismo. Cuando lo comprobamos efectivamente aquello era real, eran repeticiones, es decir, había palabras que se repetían muchas veces y a una distancia regular. Esto no lo habíamos visto nunca, no teníamos conocimiento de ello y desde el punto de vista biológico era algo extraordinario. el estar presentes en microorganismos tan distantes nos hizo pensar que debía ser una característica muy común, muy frecuente en microorganismos, muy conservada a lo largo de millones de años de evolución y eso implicaba que tenían que estar cumpliendo una función muy relevante. 
FRANCIS MOJICA
06:12
El momento eureka llegó otro agosto, en este caso en 2003, en el que estábamos de nuevo secuenciando regiones de repeticiones de distintos aislados de esquerichia coli. Y entre estas secuenciaciones de momento nos encontramos una de las regiones que hay entre una repetición y la siguiente era una idéntica a una secuencia de un virus que infecta e coli pero casualidad o no resulta que ese virus concreto no era capaz de infectar ese aislado que tenía ese espaciador idéntico de una secuencia de otra y dijimos: uy… esto pinta muy bien. Cuando dijimos que podría ser un sistema inmunológico en procariotas era algo tan novedoso y tan inesperado que muchísimos grupos de todo el mundo realmente empezaron a trabajar con este sistema intentando saber cómo funcionaba. De todas maneras hasta el 2012 prácticamente todos los que estábamos interesados en CRISPR éramos microbiólogos o bioquímicos o genéticos que trabajábamos con microorganismos y en ese momento ya sabíamos qué es lo que hacía pero no sabíamos todavía cuáles eran los componentes de ese sistema inmunológico que participaban en cada fase del proceso. 
FRANCIS MOJICA
07:43
Evidentemente tiene consideraciones éticas, por supuestísimo y legales y morales ¿cómo no? Se puede hacer prácticamente lo que uno quiera con material genético de cualquier ser vivo de una forma muy sencilla. Se puede modificar algún gen, potenciar o añadirle algún atributo para superhumanos. 
FRANCIS MOJICA
08:11
Hace poco hubo una noticia en la que comentaban que los propios asesores de Obama le están alertando sobre la posibilidad de que CRISPR CAS9 se pueda utilizar con fines bioterroristas en ese sentido. Y parece que van a producir una serie de televisión que se llama CRISPR no por casualidad en la que van a tratar este tipo de aspectos. El premio Nobel se lo merece mucha gente y luego que uno le toque no es una lotería pero es tan improbable que uno lo puede considerar como tal. Todo depende de qué se considere como relevante o fundamental para haber llegado donde se ha llegado y si se puede mirar dos años atrás, tres, 10 o 20.