TECNOLOGíA

Jonathan Reichental, director informático de Palo Alto: “Todos los objetos de la ciudad hablarán entre ellos”

Jonathan Reichental, director informático de Palo Alto: “Todos los objetos de la ciudad hablarán entre ellos”

Por Joel Dalmau | 21-10-2015

Jonathan Reichental

Jonathan Reichental

Director Informático de Palo Alto, California

En “Un día de furia”, película dirigida en 1993 por Joel Schumacher, un tipo normal al que interpreta Michael Douglas pierde la cabeza al verse atrapado en un monumental atasco mientras intenta llegar al cumpleaños de su hija. Su impotencia termina por provocarle un estallido de ira irracional y desbocada. No por exacerbado el ejemplo nos resulta ajeno, puesto que todos hemos sentido idénticos impulsos frente a las continuas tropelías e incomodidades con que nos obsequia la vida cotidiana en una gran ciudad. El trabajo de Jonathan Reichental es tratar de evitarlas a través de la racionalización que la tecnología puede aportar.

Reichental es el CIO (Chief Information Officer) de Palo Alto en California. Una urbe al norte de Silicon Valley que cuenta entre sus vecinos a varios de los más ilustres emprendedores tecnológicos del mundo como Mark Zuckerberg, Larry Page, Sergey Brin, Tim Cook o Jerry Yang entre otros. Frivolizando se podría afirmar que la labor de Reichental es asegurarse de que los jefes de Facebook, Google o Yahoo! no se queden atrapados en un embotellamiento cuando viajan desde su casa hasta la oficina.

Doctor en Sistemas de la Información y reconocido como uno de los mayores expertos en ciudades inteligentes de Estados Unidos, Reichental asegura que nuestra gran dificultad es que seguimos abordando los problemas del siglo XXI con soluciones del siglo pasado. Y no por falta de recursos tecnológicos, sino por ausencia de voluntad política y concienciación social. Sin embargo, urge implementar nuevos sistemas, puesto que actualmente el 50% de la población mundial ya vive en grandes ciudades y este porcentaje tenderá a aumentar en un futuro. Necesitamos urbes conectadas, con edificios e infraestructuras inteligentes capaces de manejar gigantescas cantidades de datos. Y, lo más importante, afirma Reichental “es necesario que todos colaboremos en este cambio”. De lo contrario, deberemos estar preparados para continuar soportando más ataques de furia.