GAMING, OCIO DIGITAL

Jugar a ser el alcalde de una megaciudad

Jugar a ser el alcalde de una megaciudad

Por Ivan F. Lobo | Juanlu Ocampos | 04-07-2017

Mariina Hallikanen

Mariina Hallikanen

CEO de Colossal Order

Para fundar una ciudad, se puede elegir la opción de Alejandro Magno: conquistar todo el mundo conocido, soñar con buenos augurios, interpretar los sueños ubicando el lugar en una remota colonia egipcia habitada por un puñado de pescadores, marcar con harina el terreno y mandar construir la urbe más esplendorosa que tu tiempo. Y hacerlo, además, creando un gigantesco imperio antes de morir con 32 años, una edad en la que la mayoría todavía está pensando la coveniencia de atarse con una hipoteca para el resto de sus días. La otra opción, la sencilla, la que elegimos todos aquellos que no hemos sido educados por Aristóteles ni ocupamos un lugar en la Historia como uno de los grandes nombres de la Antiguedad, es conectarnos a nuestro ordenador y dejarnos seducir por un simulador.
Los videojuegos de construcción de ciudades son un subgénero que ha gozado de gran popularidad desde hace más de 30 años, y que cuenta con un buen número de fieles seguidores dispuestos a dar rienda suelta a sus aspiraciones de convertirse en gestores eficientes. El más popular entre todos estos juegos es Sim City, un clásico creado por Will Wright, cuya primera versión nació en 1989 y que lanzó su último título en 2013. A su rebufo nacieron multitud de simuladores de muy distinta calidad y ambiciones, pero manteniendo las constantes del original: la vista sobre los escenarios es cenital, los jugadores construyen edificios y gestionan los servicios básicos de la ciudad, y los habitantes de la misma son manejados por el programa.

Cities: Skylines, un juego desarrollado por Colossal Order, un pequeño estudio finlandés, es para muchos periodistas especializados el heredero del clásico Sim City. Mariina Hallikanen, CEO del estudio, cree que su éxito radica en que permite al usuario “crear la ciudad de sus sueños”, que es una forma más poética de ensalzar la versatilidad del juego, ya que el programa permite personalizar al máximo cada decisión del jugador y no pone límites al crecimiento de la urbe (excepto aquellos que dictaría el sentido común en una ciudad real).

La capacidad de simulación del juego es tan realista que el ayuntamiento de Estocolmo decidió utilizar Cities: Skylines como herramienta para planificar el nuevo desarrollo urbanístico de Norra Djurgårdstaden, el puerto de la ciudad, invitando a los jugadores a participar en el proyecto. Algo parecido están haciendo también en Hammond, ciudad finlandesa, donde lanzaron un concurso de ideas para un nuevo barrio utilizando el simulador. Hallikanen piensa que estas experiencias demuestran que su programa puede ser una fabulosa herramienta para planificar las necesidades de las ciudades en asuntos tan importantes como, por ejemplo, la movilidad urbana. Así que no sería extraño que algún adolescente esté en estos momentos diseñando desde casa las claves de las megalópolis del futuro.

Edición: Juanlu Ocampos | Georghe Cirja
Texto: José L. Álvarez Cedena

Transcripción de la conversación
MARIINA HALLIKAINEN
00:23
El juego consiste en construir la ciudad de tus sueños, por lo que puedes elegir qué tipo de trazado quieres utilizar con el mapa que te guste. Sólo tienes que ser creativo y expresarte. Puedes elegir lo que ocurre exactamente con precisión, y eso te hace sentirte bien y relajado mientras construyes.
Las ciudades nos resultan muy familiares porque vivimos en ellas en comunidades y en pueblos, así que es muy fácil identificarnos con todo eso, puedes elegir tus propios retos. Además contamos con otras mediciones como saber el estado general de la ciudad, el dinero que se está generando, la predisposición de la población para pagar los impuestos, la calidad de los servicios, la felicidad de la gente...
El papel del jugador en este juego consiste en crear posibilidades para que la ciudad prospere, por lo que hay diversos servicios públicos como los que tenemos en cualquier ciudad: hospitales, estaciones de bomberos, comisarías, recogida de basuras... o, un sistema educativo que es esencial para los habitantes. Si no tienes una buena cobertura sanitaria, la gente enferma. El sistema de agua garantiza agua fresca y potable para los ciudadanos, pero si se vierten las aguas residuales en el torrente fluvial, llegarán a las casas y la gente se pondrá muy enferma.
MARIINA HALLIKAINEN
02:07
Uno de los mayores desafíos del juego es el tráfico y su planificación... cómo disponer las carreteras. Hay muchas personas que quieren ir al trabajo, al colegio o a realizar otras actividades. Sin duda, reducir la congestión de las carreteras, hará que la ciudad funcione mejor. La última actualización de Cities Skylines contiene nuevas opciones como monorraíles, teleféricos. ferrys con lo que puedes crear taxis acuáticos.
Uno de los aspectos más importantes es que podemos involucrar de verdad a los ciudadanos, de forma que puedan comprender más fácilmente lo que está pasando. Los habitantes de la ciudad de Hämeenlinna aquí en Finlandia tienen un proyecto para construir una zona completamente nueva. Hay un terreno cercano a la ciudad al que quieren dar algún uso. Lo que buscan es involucran a los ciudadanos y conocer sus opiniones y sus intereses. Usaron City Skyline que estaba disponible en bibliotecas, de manera que la gente podía plasmar sus propias ideas. Tenían un mapa de Hämeenlinna con algunas zonas previamente construidas y una zona vacía donde podían construir lo que quisieran.
Se obtuvieron muy buenos resultados, tenemos una comunidad muy activa en el juego y pueden escribir su propio código. Un jugador hizo que pudieras subirte a un avión y sobrevolar la ciudad pudiéndola ver desde las alturas.
MARIINA HALLIKAINEN
03:59
Sinceramente, al principio, no nos lo esperábamos, y nos ha sorprendido la creatividad de la gente y también lo bien que se les da modificar el código y trucar el juego. Los jugadores lo han hecho suyo y eso es algo maravilloso.