INSPIRACIóN, MUNDO, PREOCUPACIONES GLOBALES, TECNOLOGíA

La joven perseguida en Afganistán por ayudar a las mujeres con tecnología

La joven perseguida en Afganistán por ayudar a las mujeres con tecnología

Por Maruxa Ruiz del Árbol | 08-12-2016

Roya Mahboob

Roya Mahboob

Emprendedora digital en Afganistán

Roya Mahboob tiene 29 años, varias empresas a su cargo (de las que es fundadora y presidenta), un par de fundaciones, algunas amenazas de muerte y una determinación capaz de saltar por encima de cualquier obstáculo por difícil que parezca. En un mundo dominado por los hombres y cuajado de desigualdades, en el que las mujeres tienen que demostrar el doble para ser medianamente consideradas, existen lugares donde la situación es todavía más complicada. Donde las vidas de las mujeres valen lo que sus padres, esposos o hermanos consideren y donde la sociedad ahoga cualquier iniciativa. En uno de esos lugares, Afganistán, nació Roya Mahboob y allí es donde quisiera vivir si no fuera porque su empeño en ayudar a las mujeres de su país la ha llevado a un exilio obligatorio en Nueva York. A más de 10.000 kilómetros de la que considera su casa, Mahboob sigue empujando en la única dirección coherente: la de aportar ideas, recursos y conocimiento a las jóvenes para que puedan, algún día, ser dueñas de sus propias vidas. Y lo hace gracias a su gran pasión, Internet y a la tecnología: “En cualquier sociedad conservadora las mujeres no disfrutan de igualdad. La tecnología puede cambiar esto como ya cambió mi mundo”, aseguró a la revista Wired en agosto de este año.

Para Mahboob, al igual que para muchas niñas afganas, el mundo era un lugar inhóspito y pequeño. Un sitio que sólo podía ver a través de los ojos de otros, los que le decían lo que se podía o no hacer, lo que era o no conveniente para una mujer. Pero su contacto con Internet cambió esta concepción y, desde entonces, pone todo su empeño en enseñar a otras el camino. Con los beneficios obtenidos por su empresa Afghan Citadel Software, una consultora de soporte global en IT (con 25 empleados, 18 de los cuales son mujeres), Mahboob fundó Digital Citizen Fund, destinada a la alfabetización digital y financiera de niñas afganas entre 12 y 18 años. La fundación cuenta con centros en Kabul, Herat y México y cada año unas 2.400 chicas asisten a sus cursos. Pero no es este su único proyecto, puesto que Mahboob también ha puesto en marcha una plataforma educativa para niños y un espacio en el que las mujeres de países como el suyo pueden expresarse con vídeos, blogs o fotografías. Una forma de darles voz, de asomarse al mundo y, a un tiempo, mostrar que son mucho más que las imágenes que solemos ver de ellas en los medios de comunicación.

En el año 2013 Roya Mahboob fue elegida entre las 100 personas más influyentes del planeta por la revista Time. Un reconocimiento, sin duda, merecido aunque ella no se considere una activista, sino una mujer que trata de hacer lo que puede para ayudar a quienes considera sus iguales. Aun así, dentro de algunos años, es probable que miles de niñas la recuerden como la mujer que les abrió una puerta por la que asomarse a un futuro mejor.

Edición: Maruxa Ruiz del Árbol | David Castañón
Texto: José L. Álvarez Cedena

Transcripción de la conversación
ROYA MAHBOOB
00:00
Había oído que existía una caja, una caja extraña con la que uno podía hablar y de la que aprender cualquier cosa que quisieras. Podías aprender de otras culturas, hablar con la gente, tener reuniones. No importaba quien fueras o de donde eras… Tenía mucha curiosidad de ver si era verdad que me ponía ahí delante y me conectaba con el mundo. 

Estos eran los rumores que yo había escuchado. Cuando tuve 16 años una amiga me propuso que le acompañara al único Cibercafé que existía en Herat en 2003. Cuando entramos al café eran todo hombres. Era algo muy extaño, que dos mujeres quisieran ir allí y hablar sobre los ordenadores e Internét, aunque no hubieran tocado una computadora en su vida. Aquella fue la primera vez que me conecté.
ROYA MAHBOOB
01:30
Afgan Citadel es una compañía que da todo tipo de servicios en Tecnología de la Información y Comunicaciones. Es la primera empresa que fundé. Queríamos facilitar el éxito de las mujeres en el mundo de la tecnología. Queríamos crear empleos para mujeres, contratar a mujeres como bloggers o progamadoras para que pudieran trabajar en un espacio seguro. Proveemos servicio por contrato a, OTAN, para el ejército estadounidense y para el Gobierno Afgano. 

Dejé Afganistán en el año 2014 por las amenazas, el acoso y los ataques a mi reputación. Eso me llevó a dejar mi país. Al principio tenía mucho miedo de estos mensajes porque pensé que podían venir directamente de los talibanes. Pero luego cuando todo continuó, pensé que quizá no fueran ellos porque los talibanes no suelen hablar inglés bien. Pensé que quizá los talibanes tienen otros asuntos a los que dedicarse. Espero poder regresar algún día. Después de aquello he regresado dos veces, con un perfil muy bajo. 
ROYA MAHBOOB
02:42
Es cierto que existe la inseguridad, y que hay bombas, estoy de acuerdo pero también existe la vida en mi país, y la gente es feliz. Veo un día en que podré volver para siempre y trabajar junto a m gente. 

Hay un par de motivos por los que empecé con esto:  Quería ver a las mujeres conectadas con su mundo. Porque muchas de las mujeres y las niñas en los países en vías de desarrollo, especialmente en Afganistán, están desconectadas del mundo que hay más allá de su  casa. No ven otras oportunidades. Entonces pensé que era una gran idea conectar a las mujeres. Así ellas ven nuevas realidades y les da la posibilidad de formarse e ir a por lo que quieren. Pueden tener una voz digital, y convertirse en ciudadanas digitales, así su vida deja de estar limitada a las fronteras de su país. 
ROYA MAHBOOB
03:51
Cuando eres un ciudadano digital nadie te puede decir quien eres. Si eres una mujer, o decirte que no puedes hacer esto o aquello. Nadie te puede juzgar por tu género, tu raza, tu trayectoria…Te conviertes parte de una comunidad en la que puedes hacer lo que quieras y, lo que es más importante, tienes una voz. 

El desempleo en estos momentos está muy alto. No sólo para las mujeres, también para los hombres está muy difícil. Hay muchas mujeres que trabajan en distintas posiciones. Muchas se han graduado en la universidad pero hemos detectado que muchas de ellas no pueden trabajar en las oficinas porque quizá los miembros de su familia no quieran que ella trabaje allí. O porque no hay trabajo para ellas, o porque ellas mismas no quieren tener compañeros hombres. 
ROYA MAHBOOB
04:51
En estos casos nosotros le decimos, ok, si no quieres trabajar fuera puedes quedarte en casa sin renunciar a tu trabajo ni a tu propio salario. No puedo llamarme a mi misma activista porque las activistas realmente se centran en su asunto y luchan y hablan todo el rato de ello. Aprecio mucho la tarea que ellas están haciendo pero creo que como mujer de negocios también puedo aportar mucho.