CREATIVIDAD, DIVULGACIóN, INSPIRACIóN, TECNOLOGíA

Fablabs, laboratorios para fabricar (casi) cualquier cosa

Fablabs, laboratorios para fabricar (casi) cualquier cosa

Por Malu Barnuevo | 24-01-2017

Neil Gershenfeld

Neil Gershenfeld

Director del Center for Bits and Atoms, MIT

Un FabLab es un laboratorio fabuloso o un laboratorio de fabricación. Ambas interpretaciones sirven, tanto la que prima el adjetivo admirativo como la que prefiere resaltar su carácter sustantivo, de lugar en el que se piensan -y sobre todo se hacen- cosas. Porque en este mundo digital, en el que se anuncian avances a diario relacionados con tecnologías apenas comprensibles para la mayoría, hay quien también reivindica aquello que se puede tocar. Que se piensa y se fabrica. Que puede trascender una pantalla o un plano para convertirse en forma sólida. Ese es el objetivo de los FabLabs que existen en todo el mundo, una idea nacida en el MIT, que bebe rotundamente de los conceptos de Intenert y la filosofía del “hazlo tú mismo”, pero que al tiempo recupera la importancia del trabajo manual.

El creador de esta idea es Neil Gershefeld, director del Center for Bits and Atoms del MIT, un departamento cuyo objetivo es estudiar las fronteras que existen entre las ciencias físicas y las ciencias computacionales. Gershefeld, catedrático en el MIT y uno de los científicos más conocidos en Estados Unidos gracias a su labor de divulgación, decidió poner en marcha estos laboratorios después del éxito de una de sus clases que había titulado “Cómo fabricar (casi) cualquier cosa”. Lo que Gershefeld considera que se necesita para llevar a la realidad (casi) todos los objetos que podemos imaginar son un puñado de máquinas y herramientas que suelen estar en los laboratorios adheridos a la propuesta: impresora y escáner 3D, cortadora láser, fresadoras y material de electrónica. La imaginación, el riesgo y las ganas de innovar se le suponen a quienes utilizan unas instalaciones preferiblemente abiertas… La propuesta, que busca responder a una pregunta que el propio Neil Gershefeld lanzó en una conferencia (“ya hemos hecho la revolución digital, ¿y ahora, qué?”), ha sido replicada en muchos lugares del mundo. Existen fablabs en sitios tan diversos como Madrid, Bombay, Londres o Buenos Aires, pero todos comparten la idea expresada en el documento fundacional del MIT: “hacer posible la creatividad e invención a través de herramientas de fabricación digital”.

Forbes resumió el objetivo de los FabLabs parafraseando la famosa cita de los peces y la pesca: “Dale un gadget a un hombre y habrás satisfecho sus necesidades tecnológicas por un día. Enséñale a fabricar gadgets, y podrás alimentarle por sí mismo -y a un pequeño grupo de inversores- de por vida”. Obviamente a Forbes lo que más le llama la atención de la propuesta de Gershefeld es su capacidad de crear negocios, pero para alguien interesado en disciplinas tan diversas como la computación cuántica o la nanotecnología, lo pecuniario es tan sólo un factor más de la ecuación, no la clave que todo lo resuelve, La denominada economía del conocimiento requiere de constante innovación, pero olvidan lo más importante para que esa innovación prospere: “la gente que inventa cosas no sigue reglas, dice Gershelfeld, así que tienen conflictos en la escuela y no se comportan en el trabajo y son considerados un problema”. Sus laboratorios están pensados precisamente para este tipo de personas. Los que inventan, los que crean, los que -con medios suficientes a su alcance- podrán cambiar esos sistemas que empiezan a quedarse pequeños para las aspiraciones humanas.

Edición: Malu Barnuevo | David Castañón
Texto: José L. Álvarez Cedena

Transcripción de la conversación
NEIL GERSHFELD
00:32
Llega una nueva revolución digital, esta vez, en la fabricación. Se inspira en las mismas ideas que dieron lugar a la digitalización de la comunicación y la computación, solo que ahora, lo que se programa es el mundo físico en vez del virtual.

Los Fab Labs nacen por accidente, un poco como el auge de internet. En el MIT se empezó a dar una clase llamada «¿Cómo hacer cualquier cosa?», para enseñar a utilizar las herramientas. Pero no estaban preparados para que, cada año, cientos de alumnos esperasen inscribirse. Gracias a eso aprendimos que en lugar de hablar de nuestro trabajo, es mejor darle a la gente las herramientas. Así que abrimos un laboratorio común donde en lugar de una fresadora de control numérico, del tamaño de un coche, hay una de sobremesa. Y en lugar de una máquina láser superpotente para cortar metal, hay una menos potente para cortar madera o plástico. Es tecnología para crear tecnología.
NEIL GERSHFELD
01:31
La sorpresa fue que abrimos uno y empezó a replicarse, se duplicaba cada año y medio. Ahora hay unos mil. Y, de hecho, mil es un número interesante, porque hay casi tantos Fab Labs como ciudades importantes en el mundo.

Lo que hemos aprendido a medida que se extendían los Fab Labs es que el mundo está lleno de gente con inventiva, pero, como norma general, se les considera un problema. Y al mismo tiempo, todo el mundo busca innovación en la economía del conocimiento. La gente que inventa cosas es la que no sigue las normas: son los que tienen problemas en el colegio, los que no rinden en el trabajo, y se les considera un problema. Por tanto, estos laboratorios funcionan como un imán para ese tipo de personas.
NICOLAS LASSABE
02:25
La fabricación digital consiste en conectar herramientas a ordenadores. De esta forma, se pueden diseñar cosas: objetos en tres de, dibujos en dos de… Ese archivo se envía a una máquina y esa máquina ejecuta el movimiento y crea un objeto. Se pueden hacer cosas electrónicas, por ejemplo, un robot, se pueden hacer muebles, tenemos una máquina para trabajar madera. Cualquier objeto que veas a tu alrededor se puede hacer en un Fablab.
JEAN-MICHEL ROGERO
03:13
Hoy os quiero enseñar cómo construir estos drones pequeños. Los hemos diseñado en el Fab Lab de Toulouse. Para construirlo, hace falta la placa base, una cámara pequeña de 5,8 gigahercios, hélices, batería y el motor. El chasis está impreso en tres de. Está diseñado para ser extremadamente ligero, pesa un poco menos de cuatro gramos. Hay dos tipos de motor, uno irá en un lado y el otro, al otro lado. Así la hélice gira en la dirección contraria y estabiliza el dron.