CIENCIA, CINE

‘Life.Vida’, el thriller sobre la vida extraterrestre que no nos gustaría descubrir

‘Life.Vida’, el thriller sobre la vida extraterrestre que no nos gustaría descubrir

Por Maruxa Ruiz del Árbol | 23-03-2017

Kevin Fong

Kevin Fong

Médico especialista en medicina en condiciones extremas

Explicaba Rafael Argullol, profesor, humanista y escritor, en una reciente entrevista con motivo de la presentación de su última obra, Poema, que nuestra especie se había convertido en una suerte de gigante tecnológico con alma de liliputiense. Y añadía que situados en la balanza de Isis nos encontramos ahora en un equilibrio casi perfecto, que puede decantarse -según nuestros actos- hacia la oscuridad o hacia un nuevo renacimiento. Un renacer que necesita utopías con las que alimentarse y que marquen la dirección del futuro. No han sido pocos los autores de ciencia ficción que han encuadrado esa utopía en un contacto con seres extraterrestres. Formas de vida más evolucionadas que llegaban hasta nuestro planeta, casi siempre con intenciones colonizadoras en la más perversa tradición humana (reflejo, al fin y al cabo, de una forma de pensar naturalista: el fuerte domina al débil). La historia del cine está repleta de ficciones en las que los conquistadores venidos desde el espacio obligan a los seres humanos a unirse en la lucha. La utopía, en este caso, se plantea desde la confrontación con el enemigo exterior: los paralelismos con una forma de entender el mundo en el siglo XX por parte de las grandes potencias son tan evidentes que resulta innecesario resaltarlos. Los humanos, por supuesto, siempre ganamos -el happy end de Hollywood puede con todo- y el futuro se advierte mejor por la confraternización surgida en la batalla. No tiene porqué ser así, claro; de hecho una de las mejores películas del género de los últimos años, La llegada de Denis Villeneuve, retrataba unos seres extraterrestres generosos y nada conflictivos, a pesar de su capacidad para aniquilarnos gracias a su evidente superioridad tecnológica.

Puesto en una u otra suposición, extraterrestres agresivos o pacíficos, lo cierto es que la posibilidad de encontrar otras formas de vida en el espacio excita nuestra imaginación. Y no cabe duda de que semejante descubrimiento provocaría un cataclismo en las convicciones de la especie. Nada volvería a ser igual. Los más pesimistas, como Stephen Hawking, alertan sobre esta posibilidad: “algún día podríamos recibir una señal extraterrestre. Pero tal vez no sea buena idea responder”. El físico británico piensa que si las posibles civilizaciones que hay ahí fuera son más avanzadas, es probable que busquen dominarnos.

Lo quiera Hawking o no, los humanos seguimos buscando más allá de nuestro planeta y fabulando sobre cómo será ese encuentro. Una nueva película, Life.Vida, que llegará a España el próximo 7 de abril, plantea de nuevo esa pregunta: ¿cómo reaccionaremos ante la aparición de esas formas de vida? ¿Y si no resultaran tan simpáticas como nos gustaría pensar? Adam Rutherford, genetista y asesor científico de la película, explica que hay una gran diferencia entre cómo afrontaría un científico el descubrimiento y cómo lo haría la mayor parte de la población: “Como científico es el mayor logro de la historia de la ciencia. La vida en el más allá, el primer descubrimiento de una especie alienígena. Entonces piensas, vale, tengo que ser minucioso, tengo que analizarlo bien porque -ya conocemos la frase- afirmaciones extraordinarias requieren siempre de evidencias extraordinarias. Pasas por todos estos procesos científicos. ¿Es esto real? ¿Puedo demostrar que esto es lo que creo que es? Como científico piensas eso. Como persona piensas… oh dios mío”. Life.Vida, dirigida por Daniel Espinosa, se sitúa en un escenario muy similar al mundo actual y por ello han intentado ser muy rigurosos con los planteamientos científicos que propone. A pesar de ello, Kevin Fong, médico especialista en condiciones extremas y asesor del equipo, dice que para contar una historia hay que permitirse ciencias licencias poéticas: “la ciencia que impulsa esta historia va más allá de todo. No es astrofísica, no es medicina, no es biología. Es psicología”. En cualquier caso, parece que es mejor que estemos preparados para ese momento, porque la experiencia demuestra que cuando la intención del ser humano se lanza en dirección a una búsqueda, termina encontrando.

Edición: Maruxa Ruiz del Árbol | David Giraldo
Texto: José L. Álvarez Cedena

Transcripción de la conversación
KEVIN FONG
00:14
Creo que la posibilidad de que haya vida en otro lugar del universo tiene que ser una certeza cercana.
ADAM RUTHERFORD
00:27
Me contactaron para trabajar en la película Life en principio para imaginar cómo sería el extraterrestre.
KEVIN FONG
00:45
Lo que sabemos de esos entornos es lo que sabemos del espacio. Uno puede ir allí pero no por mucho tiempo y no sin riesgo.
ADAM RUTHERFORD
01:02
Está basada en ciencia real, en nuestro conocimiento sobre Marte, en la evolución de la vida en la Tierra, el comportamiento de las células en la Tierra, cómo se comportan determinados organismos, y hay un curioso paralelismo con el moho mucilaginoso, dictyostelium, que no es en absoluto agresivo. Es un organismo unicelular, que en ciertos momentos de su vida forma una estructura asombrosa y aumenta de tamaño. Cuando vemos al extraterrestre de Life, en su forma inicial, en la placa de Petri, forma unos brotes y bulbos. Eso está inspirado directamente en el inofensivo moho mucilaginoso. Luego crece.
KEVIN FONG
01:46
Inicialmente estuve más involucrado en esta película hablando con Jake y Rebecca acerca de únicamente ser un doctor, es lo que ellos querían escuchar. Realmente fue una nueva experiencia para mi el tratar de explicar a otras personas cómo es hacer mi trabajo, y no sólo el meollo de cómo se practica la medicina, sino qué se siente siendo un médico, qué cosas encuentran difíciles los médicos y qué cosas hacen a un médico, un médico.  

He estado una década trabajando intermitentemente con la NASA, con la División de Adaptación Humana y Contramedidas, estudiando los efectos del espacio en el cuerpo humano para que un astronauta conserve su salud en condiciones idóneas y qué hacer en caso de que algo vaya mal.

Hay una escena en concreto en la que hay una tremenda emergencia médica... Al final terminé intentando explicar cómo sucedería en la vida real, basándome en mis conocimientos de cómo sucedería en la Estación Espacial y en mi conocimiento médico.
ADAM RUTHERFORD
03:02
Trabajé mucho con el actor que interpreta a Hugh Derry, Ariyon, y me preguntaba cosas como: «¿Cuál sería mi reacción ante este descubrimiento, como científico y como persona?». Y en realidad, son dos preguntas distintas. Como científico, es el mayor descubrimiento de la historia de la ciencia. La vida en el más allá, el primer descubrimiento de una especie alienígena. Entonces piensas: «Vale, tengo que ser minucioso, tengo que analizarlo bien», porque ya conocemos la frase: «afirmaciones extraordinarias requieren siempre de evidencia extraordinaria». Pasas por todos estos procesos científicos: «¿Es esto real? ¿Puedo demostrar que es lo que creo que es?». Como científico, piensas eso. Como persona, piensas: «¡Oh dios mío!»
KEVIN FONG
03:57
E intentan plantearse cualquier escenario posible, por ejemplo, cómo proteger un planeta de otro. Existen los agentes de protección planetaria que son los que estudian cómo podemos evitar contaminar otros planetas con nuestros microorganismos, nuestras bacterias… Pero también cómo proteger la Tierra de posibles microorganismos extraterrestres.

Cuando los astronautas del Apolo volvieron de la Luna, antes de que supiéramos lo estéril que es, tuvieron que pasar un largo periodo en cuarentena porque querían garantizar que no iban a contaminar la tierra con algo que se hubieran traído de allí.

Cuando vas como experto a un rodaje como este, tienes que asumir que hay una historia que se tiene que contar. No sirve de nada llegar haciendo aspavientos y decir: «¡Esto no puede ocurrir en la vida real!». Por supuesto que sí, es una licencia poética, porque en realidad, la ciencia que impulsa esta historia va más allá de todo: no es astrofísica, no es medicina, no es biología… Es psicología, así que hay que permitir ciertas cosas.
Temas: Ciencia, Cine