CIENCIA, DIVULGACIóN, TECNOLOGíA

Los drones irrumpen en la búsqueda de tesoros arqueológicos

Los drones irrumpen en la búsqueda de tesoros arqueológicos

Por Maruxa Ruiz del Árbol | 25-04-2017

Carmen Pérez Díe

Carmen Pérez Díe

Resp. Egipto y Oriente Próximo. Museo Arqueológico Nacional

Un látigo, un sombrero y una media sonrisa repleta de ironía es todo lo que necesitaba Indiana Jones -el personaje creado por George Lucas y llevado al cine por su amigo Steven Spielberg- para descubrir tesoros ocultos. Es verdad que su práctica de la arqueología puede resultar para los expertos en esta ciencia muy pedestre, pero no se le puede negar su encanto. El doctor Jones expolia piezas valiosas, destroza evidencias de antiguas civilizaciones y se mueve entre los restos arqueológicos como un adolescente británico en Magaluf. En su defensa hay que decir que habitualmente los arqueólogos no tienen que enfrentarse a nazis o extraterrestres. Eric Powell, director de la revista Archeology, hablando en el New Yorker sobre el famoso personaje, reconocía que evidentemente las películas eran “una visión romántica del trabajo que hacemos. Indy puede ser un arqueólogo terrible, pero es un excelente embajador de la arqueología”.

Las aventuras de Indiana Jones estaban ambientadas en los años treinta y cuarenta del pasado siglo. Pero ya entonces el látigo y la chupa de cuero resultaban herramientas extravagantes para un arqueólogo. Más bien, lo que estos científicos llevaban (y continúan llevando) a las excavaciones para realizar su trabajo son rasquetas, picos, palas y escobillas. Todo este equipo sigue siendo habitual, pero ahora las nuevas tecnologías han venido a echar una mano a los arqueólogos en forma de drones, escáneres de alta resolución y programas de representación en 3D. En concreto, la importancia de los drones en este terreno es tan significativa, que en un artículo en The New York Times Luis Jaime Castillo, viceministro de Patrimonio Cultural de Perú, aseguraba que su llegada había marcado “un antes y un después para la arqueología”. Los drones pueden cumplir varias misiones, por un lado permiten registrar y catalogar los objetos de los yacimientos (tanto para su estudio como para su vigilancia) y, por otro, realizan fotografías aéreas que, a través de la técnica llamada fotogrametría, son utilizadas para hacer una reconstrucción tridimensional digital de superficies y edificaciones. Estas reconstrucciones son escalables y medibles, por lo que permiten realizar estudios a distancia como si se estuviera sobre el terreno.

Los investigadores creen que la utilización de drones se encuentra todavía en sus primeras etapas y que su aporte será mucho mayor en los próximos años. Un artículo del Journal of Archaeological Sience, señalaba que la posibilidad de incluir cámaras infrarrojas en este tipo de vehículos ha ayudado a descubrir tesoros ocultos bajo tierra a los que, de otra forma, difícilmente habríamos accedido. Como en tantas otras ocasiones, también en la arqueología parece que las posibilidades crecen cuando se amplía el punto de vista. Y es que para saber lo que oculta la tierra, tendremos que mirar desde el cielo.

El proyecto de Heracleópois Magna en Egipto cuenta con la ayuda dde varias instituciones privadas y públicas entre las que se encuentran: Fundación Gaselec, Fundación Paralarq, Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España, Asociación Acophia y la Empresa Empty.

Edición: Maruxa Ruiz del Árbol | David Giraldo
Texto: José L. Álvarez Cedena

Transcripción de la conversación
CARMEN PÉREZ DÍE
00:20
Hombre, yo cuando llegué la primera vez como directora, la verdad es que la sorpresa nos la llevamos todos. Ellos conmigo, porque dijeron, ¡bueno!, ¿Quién es esta señora? Yo era muy joven…. Pero yo también con ellos, claro. Que de repente 50 señores dependan de ti, de lo que tú digas y tal… Pero bueno, esta primera fase así un poco de sorpresa se pasó en seguida.

Yo nunca he tenido problemas por ser mujer en Egipto ni para dirigir ni para nada. Tenemos un equipo formado de unos 30 o 40 obreros, de los cuales la mitad son los que están con nosotros desde el principio y que prácticamente van solos. Luego los otros varían en función de quien tiene que sacar el capazo porque allí sigue siendo todo muy primitivo.
CARMEN PÉREZ DÍE
01:23
Era todo mucho más manual. No había fotografía digital, todo a base de diapositivas que luego había que positivar. Y luego siempre tenías un poquito más de cuidado porque tampoco tenías mucho dinero. Ahora con las digitales…

Un médico o un radiólogo que te pueda hacer un tac sobre una momia, que es lo que estamos también haciendo, tenemos un proyecto aquí en el museo sobre las momias del Museo Arqueológico, pues te da muchísima más información que si vas allí con un aparato de rayos o si vas simplemente a medir los huesos. O sea, la información que te da es mucho mayor. Y como eso, un poco en todos los aspectos. Técnicas analíticas de endocronología para la memoria, carbono 14, fundamental para el tema de las fechas…todas estas técnicas vienen ya de antiguo. Quizá lo más moderno y lo que se está empleando ahora últimamente con mucho interés es el tema de la fotogrametría.
CARMEN PÉREZ DÍE
02:15
La fotogrametría puede ser aérea, puede ser terrestre o puede ser de objeto.

Carmen Pérez Díe realmente es la egiptología presente en España desde los años 70. Lo interesante es que ella ha sabido adaptarse y llevárselas allí. Le ha visto realmente las ventajas y realmente intentar sacar la máxima información posible con este tipo de técnica.

Hay una técnica que es la que estamos utilizando ahora y que prácticamente todos los arqueólogos están usando que es la fotogrametría. A partir de ella se puede restituir cualquier tipo de objeto a partir de una serie de fotografías con tus propiedades geométricas que pueden ser medibles, con lo cual nos da una agilidad y nos da una serie de ventajas que antiguamente no se tenían y que sobre todo era muy costoso en tiempo y en recursos.
CARMEN PÉREZ DÍE
03:23
En el ordenador puedes generar una figura en 3D. Puedes moverla, girarla, puedes subirla y bajarla. A parte de que, bueno, ¡tú tienes el coloso en tus manos dándole vueltas! Es muchísimo más fácil llegar a estudiarlo. Luego ves cosas que, a lo mejor, con una fotografía normal no veías.

El final tiene que ser siempre un poco el mismo. Lo que pasa es que, claro, con los medios actuales tienes muchísimos más datos, llegas a muchas más conclusiones y quizá antes. Lo que se tiende mucho ahora es a las técnicas no destructivas. Es decir, que no tengas que estropear una cosa para estudiarla como pasaba antes.
CARMEN PÉREZ DÍE
04:09
Antes para saber si una momia tenía algo dentro tenías que desvendarla. Ahora no, ahora un escáner te lo dice todo. Es de suponer que si la Heracleópolis Magna es una ciudad como la que estamos nosotros pues tiene que quedar bastante por descubrir, y en todo Egipto.

También hay que dejar cosas para el futuro, para cuando haya nuevas técnicas y cuando haya más posibilidades de estudio.