CINE, CREATIVIDAD, TECNOLOGíA

Marcos Fajardo, el cerebro español detrás de los mejores efectos especiales de Hollywood

Marcos Fajardo, el cerebro español detrás de los mejores efectos especiales de Hollywood

Por Azahara Mígel | 12-02-2017

Marcos Fajardo

Marcos Fajardo

Fundador de Solid Angle

Marcos Fajardo es uno de los pocos españoles que puede presumir de haber ganado un premio de la Academia de Hollywood. Su nombre, en cambio, no es tan conocido como el de Fernando Trueba, Pedro Almodóvar, Alejandro Amenábar o Penélope Cruz. Tampoco tiene el reconocimiento que los más cinéfilos reservan para Gil Parrondo y Nestor Almendors ni será reclamado para hacerse una centena de selfies en la alfombra roja del Dolby Theather. De hecho, y a pesar de que está en la lista de galardonados de este año, él ya tiene su premio en casa, no deberá esperar al 26 de febrero para recibirlo. En su condición de ingeniero informático, Fajardo está un poco alejado del glamour, la fama y los focos, pero la creación por la que ha sido reconocido -el software Arnold, un programa de render para animación 3D y efectos especiales- está detrás de algunos de los éxitos de taquilla más relevantes de la última década como “Star Trek: en la oscuridad”, “Iron Man 3”, “Gravity”, “Marte” o “Los vengadores” entre muchas otras.

La película de cuyos resultados más satisfecho se siente Fajardo y en la que más partido se ha sabido sacar a Arnold hasta ahora es Gravity. Su director, Alfonso Cuarón, que se alzó con el Oscar por este título, describió en Wired la producción como una prueba durísima: “creo que prefiero viajar al espacio que volver a rodar una película sobre el espacio”. El proceso fue largo debido a las exigencias de realismo del cineasta mexicano, que quería representar con la mayor fidelidad posible la experiencia de los astronautas: “Primero tuvimos que hacer una película de animación. Después editamos esa animación incluso con sonido para asegurarnos de que los tiempos funcionaban con los efectos de sonido y la música. Y cuando eso estuvo ajustado añadimos también la iluminación. Después lo trasladamos a las posiciones de cámara y sus movimientos para iluminar a los actores”. Dos años y medio de trabajo antes de comenzar a filmar una película que requirió de un total de seis para estar finalizada al completo. Esa pesadilla -bien recompensada en taquilla y críticas- que describe Cuarón podría haber durado, al menos, el doble de tiempo si no fuera por la capacidad de software del equipo de Fajardo. Así pues los cineastas y creadores no sólo le deben unos mejores resultados al español, también un tiempo precioso de sus vidas.

Marcos Fajardo comenzó a trabajar en su idea para Arnold (nombrado así en honor a Schwarzenegger) cuando todavía era un estudiante en la universidad de Málaga; hoy su empresa Solid Angle (con sede en Madrid y el Soho londinense) da soporte a más de 500 estudios y cineastas en todo el mundo. El español no tiene claro hasta dónde llegarán las nuevas tecnologías en el cine: “tal vez en el futuro nos inyecten las películas directamente en la retina”, pero está convencido de que siempre necesitaremos gente que sepa contar bien las historias… y gente como él que ponga las herramientas necesarias a su disposición.

Edición: Azahara Mígel | Douglas Belisario
Texto: José L. Álvarez Cedena

Transcripción de la conversación
MARCOS FAJARDO
00:44
: Es un software que te genera imágenes digitales a partir de un modelo tridimensional. Arnold lo que hace es simular la trayectoria de los fotones, que son partículas virtuales desde las fuentes de luz, que puede ser el cielo, el Sol, una bombilla… pues esos fotones van rebotando en un entorno en 3D hasta que llegan a un sensor, que puede ser un ojo humano o puede ser una cámara de cine o televisión.

Yo empecé a hacerlo como pasatiempo, encontré de casualidad tesis doctorales de investigadores americanos y alemanes donde describían al proceso de la generación de imágenes por ordenador, imágenes fotorrealistas. Y cuando encontré esta aplicación de las matemáticas me rompió los esquemas y me pareció muy bonito: la generación de imágenes a través de las matemáticas.
MARCOS FAJARDO
01:26
Os voy a enseñar un poquito cómo funciona Arnold interactivamente. Tengo aquí un modelo de un robot, este era compañero de Ironman, y bueno… lo que puedes ver en esta pequeña demo es que puedes interaccionar con el modelo en tiempo real. Podemos cambiar materiales, podemos cambiar la cámara, las luces, y bueno lo bonito de este proceso es que si te fijas, lo que hace Arnold aquí es refinar la imagen progresivamente. Arnold te genera al principio una imagen en baja calidad y si dejas que continúe te va refinando es imagen hasta el resultado final. Esto lo que consigue es que los operarios de 3D, los artistas digitales, no tengan que esperar a que la imagen no acabe por completo antes de hacer cambios creativos, es decir, si yo quiero cambiar el color de una superficie lo puedo hacer inmediatamente, no tengo que esperar a que la imagen esté completamente finalizada.

Bueno, una de las producciones que más ha necesitado de Arnold ha sido Gravity. Esta película, como sabéis, es una película que se sucede enteramente en el espacio, en la Estación Espacial Internacional y en el Space Shuttle. Es una película que no se podía rodar con cámaras normales, entonces había que hacerla entera en 3D. Hoy podemos hacer cosas como pelo y piel que eran muy difíciles hacerlas hasta hace cinco o seis años.
MARCOS FAJARDO
03:12
Los Oscars técnicos son unos premios que concede la Academia de Hollywood a avances tecnológicos que ayudan a la producción de las películas de cine. El impacto de Arnold en la industria del cine ha sido, yo lo llamo dos ejes principales. Uno es el coste de producción, que gracias a un software como Arnold se reduce bastante, porque las imágenes se calculan más rápido. Por otro lado, gracias a esta simulación física que te comentaba antes se consigue una calidad de imagen mayor. Cuando tienes que integrar un elemento hecho con Arnold, una imagen sintética, cuando la tienes que integrar con actores reales, eso es un método de composición por capas, una capa de 3D de mentira, digamos, y una capa de actores reales, cuando lo integras, si la iluminación no casa exactamente tu ojo, tu cerebro sabe que eso está mal.

Los artistas digitales cuando tenían que hacer una imagen y tenían que poner el color de un robot y lo ponían verde pues le daban al botón de empezar los cálculos, se iban a por un café o a comer, venían al cabo de un par de horas y veían: “Ah vale sí, pues sale verder… pero es que me han dicho ahora que quieren que sea un verde más clarito…”, pues otra vez, otras dos horas… entonces ese proceso era un poco tonto y lo que hemos hecho nosotros es hacer el proceso más interactivo.
MARCOS FAJARDO
04:39
En diez años o veinte años quién sabe qué tecnología utilizaremos para hacer películas. Vete a saber tú si hará falta ir al cine, a lo mejor directamente las películas nos las inyectan en la retina, en el cerebro directamente… No sabemos dónde vamos a acabar pero al final nosotros lo que hacemos son herramientas para que la gente que sabe contar historias cuente historias con más medios. Si al final no tienes a una persona que cuente una historia bien, que sepa contar historias, esto de la tecnología no sirve para nada…