APLICACIONES, EDUCACIóN

Duolingo, la aplicación que está ayudando a millones de personas a aprender idiomas

Duolingo, la aplicación que está ayudando a millones de personas a aprender idiomas

Por Z. Marcos / M.A. Expósito | 01-11-2015

Luis von Ahn

Luis von Ahn

Fundador y CEO de Duolingo

En Estados Unidos sólo 1,6 millones de personas asisten a clases de idiomas dentro del sistema de educación pública. Pero hay siete millones y medio que usan Duolingo, una aplicación móvil que está revolucionando el modelo educativo tradicional. Tanto que varios departamentos de la universidad de Harvard o el gobierno de Colombia admiten los certificados expedidos por Duolingo equiparándolos a los de una escuela oficial.

El responsable de esta revolución lingüística es el guatemalteco Luis von Anh. Doctor en ciencias de la computación por la universidad de Carnegie Mellon en Pennsylvania, es probable que su nombre no le diga demasiado. Pero es literalmente imposible no encontrarse con su invento más popular cuando navegas por Internet: ocurre cada vez que una web nos muestra un recuadro con un texto distorsionado y nos pide teclearlo para comprobar que frente al monitor hay un ser humano. El CAPTCHA (siglas cuya traducción significa prueba de Turing completamente automática y pública para diferenciar computadoras de humanos) fue el proyecto de investigación de Von Anh en la universidad junto a otros compañeros y también la idea que le convirtió en millonario cuando lo adquirió Google. Aquella venta, como él reconoce, le “cambió la vida totalmente. De repente ya no tenía necesidad de trabajar, ni yo ni seguramente mis hijos. Eso me hizo pensar diferente. Empecé a pensar en proyectos más centrados en ayudar a la gente”.

Uno de estos proyectos es Duolingo, aplicación para smartphones que convierte el aprendizaje de un idioma en un juego con niveles, retos y objetivos definidos, que ha conquistado a millones de usuarios. Uno de los secretos de su éxito, asegura Luis von Anh, es que su método de enseñanza está basado en los datos que recoge de los propios usuarios. De este modo no hay una rigidez didáctica, sino que el software se adapta a las necesidades del usuario y este evoluciona de una forma más natural. Aunque el proyecto está orientado para que personas con pocos recursos tengan acceso al aprendizaje de un idioma, el empujón definitivo en cuanto a popularidad vino cuando estrellas de Hollywood como Kevin Bacon comenzaron a utilizarlo. Un empujón que suma en el camino elegido por el guatemalteco: que la educación esté de forma gratuita al alcance de todos gracias a la tecnología.