GAMING, TECNOLOGíA, VIDA DIGITAL

Museo del videojuego: del mítico Pong al League of Legends

Museo del videojuego: del mítico Pong al League of Legends

Por Iván F. Lobo | Juanlu Ocampos | 09-04-2017

Andreas Lange

Andreas Lange

Director del Museo Computer Games

No hay nadie que se atreva a comparar -al menos en términos artísticos- El amor triunfante de Caravaggio, pintando en 1602, con el Computer Space de Nolan Bushnell y Ted Dabney creado en 1971 y considerado el padre de todos los arcades (fue el primer videojuego con monedas pensado para una distribución masiva). Sin embargo, ambos, la pintura del genio italiano y el programa del creador de Atari, comparten la condición de obras indispensables en sendos museos de la ciudad de Berlín. Y según Andreas Lange, además, ambas “obras” pueden ser analizadas desde un punto de vista mítico. Lange, que estudio religiones comparadas, es el director desde 1997 del Computerspielemuseum (el primer museo dedicado a los videojuegos que abrió en el mundo), cree que los juegos son mitos modernos y así lo expuso en su tesis doctoral titulada La historia de los videojuegos desde un punto de vista mítico. En esta temprana aproximación académica, Lange trataba los videojuegos como “artefactos culturales“. Su trabajo, declaró en una entrevista, otorgaba a los videojuegos el estatus de “mitos modernos”, comparándolos con la mitología de la antigua Grecia: “La cuestión que flota sobre todo este trabajo es ¿qué podemos aprender sobre nosotros mismos en la actualidad observando los videojuegos. Porque daba por hecho que si son tan populares deben significar algo”. Hace dos décadas realizar trabajos similares con respecto al cine o a la televisión no era extraño, pero acercarse desde ese punto de vista a los videojuegos resultaba un tanto extravagante. A pesar de ello, el atrevimiento académico de Lange tuvo como recompensa un primer trabajo con la FSJ (asociación juvenil del gobierno de Berlín) que fructificó posteriormente en la apertura del museo que hoy dirige.

El Computerspielemuseum es al mismo tiempo un paraíso para los amantes de la estética retro y un espacio en el que comprender el enorme salto tecnológico que ha dado la industria en las dos últimas décadas. El museo exhibe piezas de software y hardware originales, algunas tan curiosas como la Poly Play (el único arcade que se diseñó y fabricó en la Alemania Oriental), recursos audiovisuales y una completa biblioteca de libros y revistas especializadas. Lange cree que este tipo de museos van más allá de la mera curiosidad para los aficionados, porque los videojuegos son un fenómeno esencial para entender la cultura occidental, aunque todavía hay quien no lo ve así “como pasó con el cine o los cómics, que también fueron percibidos en sus comienzos como algo extraño e incluso peligroso”, concluye el director del museo.

Edición: Juanlu Ocampos | David Castañón
Texto: José L. Álvarez Cedena