COMUNICACIóN, TECNOLOGíA

El nuevo invento del fundador de Wikipedia: ¿Y si los lectores pudieran editar las noticias falsas?

El nuevo invento del fundador de Wikipedia: ¿Y si los lectores pudieran editar las noticias falsas?

Por José Carlos Rodríguez | Azahara Mígel | 02-07-2017

Jimmy Wales

Jimmy Wales

Fundador de Wikipedia y Wikitribune

No está clara todavía cuál será la definición de la palabra “posverdad” cuando dentro de unos meses (concretamente en diciembre) sea incluida en el diccionario de la Real Academia Española. Más fácil parece situar la lista de sinónimos que se sugieren: mentira, bulo, falacia… incluso trola o engañabobos. El director de la institución, Darío Villanueva, en una reciente conferencia, afirmaba que el término -que entrará como sustantivo en el diccionario- hace referencia a las informaciones que no buscan la objetividad basada en los hechos, sino que apelan a los deseos, las emociones o las creencias de quien las recibe. O, dicho de otra forma, la posverdad es que lo que todos observamos cada día en el timeline de nuestro Twitter o en el muro de Facebook. Noticias que refuerzan lo que ya pensamos, opiniones con las que estamos de acuerdo y puntos de vista que no ponen en duda nuestras convicciones. Una burbuja en la que todo es monocromo y que ayuda al no cuestionamiento, a sostener una mirada acrítica sobre el mundo. El término, proviene de una traducción directa del inglés (post-truth), aunque en nuestro idioma perderá el guion y se convierte en sustantivo, frente al adjetivo original. El diccionario de Oxford lo eligió como palabra del año en 2016 y los medios de comunicación la abrazaron con urgencia para intentar explicar los acontecimientos políticos que sus sesudos analistas habían errado. Hay quien asegura que detrás del triunfo de Donald Trump en las últimas elecciones estadounidenses estaba la posverdad (también han podido tener la culpa los rusos al parecer), una afirmación que olvida con demasiada facilidad los 63 millones de votos del republicano.

Combatir esa posverdad, devolver a los medios de comunicación el prestigio que ellos mismos dilapidaron poniéndose al servicio de intereses que poco o nada tenían que ver con la información, es una tarea necesaria. Lo es porque una prensa veraz y honesta resulta esencial para cualquier sociedad que aspire a ofrecer a las personas la posibilidad de tener libertad de opinión. La posverdad es hija de nuestro tiempo, de un mundo digitalizado en el que los likes tienen más valor que los hechos y cualquiera puede, desde el anonimato, lanzar un bulo que eche a rodar hasta convertirse en noticia. Jimmy Wales, fundador de la Wikipedia, cree que el origen del problema está, precisamente, en las fuentes: “Algo que hemos visto en los dos o tres últimos años es un incremento continuo de fuentes de información de muy baja calidad. Esto provoca que hagan lo que sea por conseguir un clic, como titulares disparatados, historias escandalosas y cosas así”. Y continúa señalando la precariedad de los periodistas en las agencias de información, sin tiempo para contrastar ni profundizar en lo que publican, como una de las causas de la pérdida de confianza que sufren los medios.

El aporte que uno de los principales responsables de la revolución de los contenidos en Internet ha decidido hacer se llama Wikitribune. Se trata de una web de noticias que tiene como base el modelo de la Wikipedia: la información es elaborada por un equipo de periodistas profesionales, que comparten sus fuentes para que cualquiera pueda consultarlas y comprobar si son fidedignas o no. Los lectores se convierten de esta forma en fiscales de lo publicado y pueden sugerir cambios aportando nuevas informaciones. Wales, que mantiene la ausencia de publicidad y el código abierto como señas de identidad del proyecto, cree que esta fórmula puede ayudar a terminar con las noticias falsas en Internet. La misión se antoja difícil, casi tan imposible como conseguir que las poblaciones no se dejen seducir por gobernantes poco amigos de la verdad. Pero eso tampoco es culpa de Internet.

Edición: Azahara Mígel | David Giraldo
Texto: José L. Álvarez Cedena

Transcripción de la conversación
JIMMY WALES
00:22
Una de las cosas que hemos observado últimamente durante los últimos 2 o 3 años, es que ha habido un incremento constante de fuentes de información de muy mala calidad. Se debe a que ahora vale cualquier cosa con tal de conseguir un click, titulares absurdos, historias extravagantes y cosas por el estilo. Necesitamos restaurar el equilibrio, necesitamos un ecosistema diverso de medios informativos de calidad. La mayoría de los grandes medios de comunicación se han visto afectados por reducciones de plantilla, han visto reducido su número de periodistas y los que quedan tienen demasiado trabajo, tienen que cubrir muchos acontecimientos y hacer muchas más tareas, por lo que no pueden profundizar demasiado en nada.
Esto ha propiciado en gran medida otra situación, y es que el público ha dejado de confiar en los medios. Me parece que demasiado a menudo, en el mundo de las noticias en red, que seguimos sujetos a un modelo que nadie ha cuestionado. Arriba está la noticia y abajo hay un apartado de comentarios, esos comentarios suelen ser de gente cabreada que despotrica, todo el mundo dice que es mejor no leerlos y es una pena porque si nos basamos en esto, podemos concluir que el público en general, está formado por gente loca y peligrosa.
Por otro lado, está el ejemplo de Wikipedia, sí, a veces hay errores, pero son todo buena gente que se esfuerza por ser rigurosa y que tiene un buen sistema de valores y están enfocados a difundir conocimiento y no a inventarse contenido aleatorio. No puedes hacer todo lo que un periodista profesional puede hacer, eso es necesario, hay muchos proyectos periodísticos que han fracasado principalmente porque sí, puedes tener mucha pasión y mucho conocimiento sobre una materia, pero no puedes coger y entrevistar al primer ministro. Si accedo a la entrada de Colin Powell en Wikipedia, el militar estadounidense, y encuentro algún pequeño error o algo que considero que no es del todo correcto o que está sesgado, pienso... este artículo va a seguir aquí dentro de 100 años, así que voy a acordarme de entrar este fin de semana, a documentarme con fuentes fiables y así lo mejoro.
Las noticias son cosas de hoy, mañana ya no existen, tienen una fecha límite muy ajustada, no puedes dejarlo para más adelante y pensártelo, hay que tener más cuidado. hay que pensar qué puede hacer un periodista profesional, qué puede hacer un miembro de la comunidad y cómo pueden trabajar juntos, a veces se pueden solapar incluso.
JIMMY WALES
03:11
Pon que he escrito una noticia para la cual he entrevistado a alguien y le he citado, pero puedo haber malinterpretado esa cita o he sido demasiado subjetivo a la hora de transmitirla. En el modelo tradicional, yo tendría un editor, que cuando lo leyera me diría: ésto lo has forzado mucho, rebájalo un poco. Ahora, debería ser la comunidad la que dijese: hay que darle otra vuelta, eso no es lo que ha dicho en la entrevista. Una de las cosas que más le gustará hacer a la comunidad, cuando tengamos esa comunidad activa, será encontrar artículos virales en páginas de noticias falsas y explicar por qué están mal o encontrar noticias en periódicos sensacionalistas y decir: sí, tiene un titular atractivo y esto y lo otro, pero las verdades son estas. Las comunidades disfrutarán haciendo esto y servirá como recurso para otros medios también.