GAMING

¿Por qué todo el mundo juega al Candy Crush? Teut Weidemann, experto en videojuegos, te da las claves

¿Por qué todo el mundo juega al Candy Crush? Teut Weidemann, experto en videojuegos, te da las claves

Por Iván F. Lobo | 25-01-2016

Teut Weidemann

Teut Weidemann

Experto en videojuegos. Consultor de F2p.com

Diputados en el Congreso pillados con el Candy Crush. Vagones enteros de metro con gente mirando muy fija a sus teléfonos móviles, ajenos a lo que sucede a su alrededor, saltándose incluso su parada. Un repartidor de pizza chino que, tras ser arrollado por un coche, continúa enganchado a su teléfono jugando mientras espera en el suelo que llegue la ambulancia. ¿Qué tienen los denominados “casual games” para haber conquistado de forma tan rotunda en tan poco tiempo a todo el mundo?

Teut Weidemann, uno de los mayores especialistas en videojuegos del mundo, con más de 30 años de experiencia en la industria como desarrollador y consultor de distintas compañías, lo tiene claro: “el secreto es que no necesitas ser un jugador experimentado para disfrutar de ellos y que crean comunidad. Puedes compartirlos con gente que conoces a través del Facebook y hablar de ellos”. El concepto casual game no es nuevo. Lo demuestran los millones de partidas al “Solitario” y al “Buscaminas” jugadas por usuarios de todo el mundo. Los dos juegos para Windows, que debutaron en 1990 y 1992 respectivamente y que estaban presentes en todos los sistemas operativos de Microsoft, se convirtieron -según algunos- en los mayores enemigos de la productividad laboral. Incluso llegaron a saltar a los medios por este motivo: en 2006 el alcalde de Nueva York Michael Bloomberg explicó en rueda de prensa que había despedido a un empleado porque fue pillado jugando al “Solitario” en horario de trabajo.

La diferencia de aquellos dos títulos que ahora se recuerdan con la nostalgia de lo vintage y el fenómeno actual es la irrupción de los smartphones. Un estudio de la CGA (Casual Games Association) estima que en el 2017 los juegos para móviles y tablets representarán el 34% del total, un mercado de 35.000 millones de dólares. Juegos gratuitos que, sin embargo, obtienen sus beneficios de algo muy humano como reconoce Weidemann: “los casual games utilizan la frustración de los jugadores para ganar dinero”. ¿Quién puede negarse a desbloquear un nivel de Candy Crush por unos pocos céntimos?

Texto: J. L Álvarez Cedena