COMUNICACIóN, TECNOLOGíA

Tres grandes del periodismo analizan el impacto de las nuevas tecnologías en la profesión

Tres grandes del periodismo analizan el impacto de las nuevas tecnologías en la profesión

Por Azahara Mígel | Zuberoa Marcos | 07-02-2017

Rosa María Calaf

Rosa María Calaf

Periodista

Cada 24 de enero desde 1923, los periodistas celebran la festividad de Francisco de Sales, al que Pío XI designó patrón de su profesión. Los méritos de este obispo católico nacido en 1567 (santificado y elevado a la categoría de doctor de la iglesia después de su muerte) para representar a quienes se dedican al oficio de informar fueron, según el Papa, el rigor mostrado en sus escritos para combatir la reforma protestante. Al parecer Francisco tenía una capacidad asombrosa para escribir, editar y distribuir casa por casa en Chablais (localidad francesa en la que residía) las cartas en las que refutaba las tesis calvinistas. Casi como lo que hacen ahora los informadores sobre el terreno gracias a Internet. Francisco de Sales fue entonces, según cuentan, el primer prescriptor de noticias. Y si otorgamos credibilidad a la historia, desde el mismo origen de la profesión los periodistas tienen sobre su mesa idéntico dilema ético: lidiar con la objetividad de lo que cuentan. Demos por hecho que -por decirlo con suavidad- la opinión de Pío XI sobre el santo francés no puede considerarse totalmente inocente. Y, por lo tanto, los piropos que le dedica, como referirse a su “rigor” o su absoluto respeto por la verdad -incluso con la firme determinación para no “reducirla o disimularla” jamás-, vienen también teñidos de la razonable admiración que en él despertaba. En otras palabras: que las noticias siempre llegan filtradas por quien las elige, por cómo se distribuyen y por el profesional que las cuenta. Detrás de la información hay un punto de vista y la única defensa que tiene frente a esto quien recibe la información es la honestidad del periodista.

Esa honestidad es la que han intentado poner en práctica grandes nombres del periodismo como Oriana Fallaci, Walter Cronkite, Enrique Meneses, Anna Politkovskaya o Ryszard Kapuscinsky entre otros. Fue precisamente el polaco quien definió en una frase la condición más importante que debe tener quien busque dedicarse a informar: “para ser periodista hay que ser buena persona ante todo”. Todos cuantos se han dedicado al periodismo con honestidad buscaron siempre estar en el lugar adecuado, donde surgían las noticias, por arriesgado que fuera, para poder contarlas. Pero ahora, con la llegada de las nuevas tecnologías, la explosión de las redes sociales y la irrupción de nuevas formas de narrativa como la realidad virtual, el periodismo parece atravesar una nueva crisis. Ya no son los profesionales los que llegan primero, ya no son imprescindibles para difundir lo que sucede y, a veces, parecen utilizar un lenguaje desfasado respecto a las formas que atraen a los jóvenes.

La veterana periodista Rosa María Calaf cree, sin embargo, que los periodistas son, en estos tiempos en que abunda el ruido, más necesarios que nunca: “ver un acontecimiento en directo no quiere decir que sepas lo que pasa. Ese es otro de los grandes problemas de este momento, que se informa sólo de acontecimientos. Pero lo que sucede no sucede de repente y porque sí. Hay que saber el contexto. Hay que saber de dónde vienen las cosas, a dónde van y a quién interesan”. Esa es la parte que pueden aportar los profesionales de la información si se aplican en su trabajo con verdad y libertad, tratando de mantenerse ajenos a las presiones -inevitables- que reciben de los poderes políticos y económicos. Defender este tipo de periodismo, más honesto, puede ser un contrapeso imprescindible en un mundo injusto; y contribuirá sin duda a hacer cierta la frase de Gabriel García Márquez: “el periodismo es el mejor oficio del mundo”.

Edición: Azahara Mígel | David Castañón
Texto: José L. Álvarez Cedena

Transcripción de la conversación
ROSA MARÍA CALAF
00:00
Empecé trabajando con cine, es decir, que trabajabas con película que había que revelar… O sea que imaginad la distancia en el tiempo entre que hacías algo, es decir, trabajabas una noticia… y se emitía.
JENNA PIROG
00:24
La gente utiliza la fotografía y el vídeo más que nunca para hacer periodismo. Así es como lo consumimos, ahora tenemos pequeñas pantallas en el bolsillo que llevamos a todas partes.
MARTIN BARON
00:44
Nosotros podríamos ser estupendos, pero tener mala tecnología, y lo haríamos bien. Podríamos tener una tecnología estupenda pero unos periodistas no tan estupendos, y no lo haríamos bien. Lo que tenemos que conseguir es tener unos periodistas estupendos, así como una tecnología estupenda al mismo tiempo. Hay que conjugar ambos.
ROSA MARÍA CALAF
01:13
La tecnología que ahora tenemos es un instrumento que jamás hemos tenido para, realmente, conocer y llegar al otro. Pero… si se usa bien. Y eso, hay que enseñarlo, nadie nace enseñado. Entonces igual que un cincel puede permitirte hacer ‘El David’ de Miguel Ángel, puede permitirte hacer una estatua de Stalin.
JENNA PIROG
01:37
Se trata más de cambiar la manera en la que se cuenta la historia. Es dejar que las cosas ocurran en la historia, en vez de editar algo para contar una historia.

   La realidad virtual, yo la considero el medio más objetivo de todos. Con una foto o un vídeo sigue habiendo alguien allí que elige apuntar la cámara a una cosa, y luego lo presenta como la verdad. Con la realidad virtual, tú pones la cámara en un sitio y puedes ver absolutamente todo. Puedes mirar en la dirección que quieras.
ROSA MARÍA CALAF
02:18
Precisamente el hecho de que tú ahora puedas ver, en directo, que está sucediendo algo, lo que sea, una manifestación, la guerra, una catástrofe, en el salón de tu casa, en directo,  que puedas tener esas gafas con las que vas a poder incluso mirar a un lado y a otro, etcétera, etcétera, eso es fantástico y está muy bien, pero ojo con confundir eso con informarse. POrque ver un acontecimiento en directo no quiere decir saber qué pasa. Porque ese es otro de los grandes problemas de este momento: que se informa solo de acontecimientos, pero lo que sucede no sucede de repente y porque sí. O sea, hay que saber el contexto, hay que saber eso de dónde viene, hay que saber eso a dónde va y eso hay que saber a quién interesa.
JENNA PIROG
03:02
No podría estar más de acuerdo. Yo creo que la realidad virtual es considerada como una experiencia subjetiva porque estás tú, mirando en cualquier dirección y tomando decisiones sobre cómo quieres percibir el entorno, cómo quieres percibir la historia. Pero alguien previamente ya ha decidido dónde colocar esa cámara, y qué historia va a contar, y qué historias tienen sentido.
MARTIN BARON
03:49
Yo creo que los lectores, o usuarios más bien, esperan poder sumergirse mucho en las experiencias. Quieren recibir estímulos a través de múltiples sentidos, no solo de uno. No quieren que sea una experiencia mental, quieren sentir las  noticias.
ROSA MARÍA CALAF
04:06
Estupendo, eso es tecnología, pero ¿me va a contar qué es lo que pasa? Tienes que tener a alguien que te lo explique y evidentemente el hecho de tener a alguien es a alguien que además sepa de qué está hablando. Y lo que jamás, desde el punto de vista  informativo, como periodista, debemos hacer es supeditar el contenido a la herramienta. La herramienta debe de estar siempre al servicio del contenido. Entonces a mi no me sirve eso de nuestro equipo ha logrado llegar a un sitio muy complicado…  está transmitiendo desde otro lugar donde antes hubiese sido imposible ni siquiera mandar una paloma mensajera...
JENNA PIROG
04:43
Los editores y los periodistas todavía están muy implicados en la elaboración de las historias, de eso no hay duda. Cada vez que contar algo, paro un momento, cierro los ojos, y pienso: “¿Para qué necesito estar allí? ¿Para qué quiero estar allí?”... para entender la historia.

    Pensamos en poner la cámara a la altura de los ojos de los niños, para hacerte sentir que formas parte de sus vidas. A lo mejor es un planteamiento más tipo “detrás de la cámara” de lo que es habitual ..., pero también creo que es muy interesante para la gente.
JENNA PIROG
05:36
Se está reinventando la manera de contar historias. Pero detrás de todas esas historias hay personas: buenos editores, buenos periodistas y buenos redactores. Y ahora son buenos operadores de cámara, buenos especialistas en gráficos interactivos… Gente buena en todas las herramientas necesarias. Hoy en día se necesitan muchas habilidades diferentes.
ROSA MARÍA CALAF
05:56
Internet permite averiguar, desenmascarar, contrastar, buscar la verdad o acercarte lo más que puedas infinitamente mejor que antes, permite ese cruce de datos prácticamente inmediato, que tiene un valor extraordinario, que antes eso te costaba días de buscar en hemerotecas y todo eso es fantástico pero al mismo tiempo, con la misma fuerza, y la misma excelencia que te permite conocimiento, te permite desconocimiento, instalación de la mentira, difusión del rumor...

Yo no soy en absoluto tecnofóbica, todo lo contrario. Creo que es fantástico lo que tenemos a nuestra disposición, pero tenemos que hacer el esfuerzo de aprender a utilizarlo bien…

    Facebook, las redes en general, son un instrumento fantástico, efectivamente, para alertas. Te pueden dar si está pasando algo en algún lugar hay una persona que a lo mejor sabe mucho de eso y te aporta una serie de conocimientos y a partir de ahí tiene que haber un profesional que evidentemente elabore…
JENNA PIROG
07:11
Nuestro mundo ha cambiado mucho desde que los teléfonos móviles empezaron a formar parte de nuestra vida diaria. Mucha gente se informa de lo que pasa a través de las redes sociales, porque sienten que reciben la información de gente en la que confían, de su entorno, de sus amigos.
MARTIN BARON
07:26
Tenemos que generar noticias e información veinticuatro horas al día, siete días a la semana, sin pausa. Hay una diferencia abismal con la época pasada en la que publicábamos uno o dos periódicos al día, si había otra edición, y programas de noticias en televisión había uno por la noche, y a lo mejor uno por la mañana. Ahora estamos obligados a dar noticias todo el tiempo, y hacerlo en todas las plataformas que la gente utilice.
ROSA MARÍA CALAF
07:52
Antes los periódicos los leían cuatro allí donde había periódicos, ahora cada vez, evidentemente, el acceso es mayor y por tanto la ciudadanía se da cuenta de que es importante saber cosas, el problema está en lo que les transmitimos que se debe saber y cómo se transmite lo que debe saber...
JENNA PIROG
08:18
Estoy muy emocionada por lo que vendrá en el futuro, cuando toda esa información se integre en el mundo real en vez limitarse a un teléfono. Eso también puede ser un poco distópico, claro. A todo el mundo le da un poco de reparo eso de ponerse las gafas y lo de que la información esté por todas partes, pero, en cierto modo, yo lo veo de forma muy optimista. A lo mejor eso hará que interactuemos un poco más con el entorno de lo que lo hacemos ahora. He cogido el metro esta mañana, y todo el mundo estaba mirando su teléfono. A lo mejor así levantaremos la mirada para captar información del mundo que nos rodea.