APLICACIONES, CIENCIA, GADGETS, MEDICINA, SALUD, TECNOLOGíA

Una aplicación para medir las constantes vitales del feto desde el smartphone

Una aplicación para medir las constantes vitales del feto desde el smartphone

04-09-2016

Larry Rand / Eric Dy

Larry Rand / Eric Dy

Obstetra y ginecólogo / Cofundador Bloom Tech.

Los sociólogos -y los especialistas en marketing, una dupla que aparece muchas veces conchabada- bautizaron a los nacidos entre 1980 y 2000 como Generación Y o Millennials: los primeros nativos digitales de la historia de la Humanidad. Estos jóvenes, codiciado objeto de deseo para todas las marcas, han crecido rodeados de tecnología; las pantallas son su entorno habitual y adoptan los nuevos dispositivos con naturalidad. Gran parte del despegue de las aplicaciones móviles y los wearables, por ejemplo, tiene que ver con la necesidad de los millennials de conectar y monitorizar todos los aspectos de lo cotidiano. Desde saber las calorías que comen o los kilómetros que andan, hasta enviar saludos a los amigos a través de brazaletes inteligentes, todo se puede medir y compartir. Una tendencia que va a más y que las nuevas generaciones conocerán incluso antes de dar sus primeros pasos. Pero si hemos bautizado como millennials a quienes tuvieron acceso a Internet desde su primera niñez, ¿cómo llamaremos a aquellos cuyo ritmo cardíaco está siendo compartido gracias a una aplicación móvil desde el útero de su madre? ¿Tendrá esto alguna implicación futura en su forma de mirar el mundo cuando sean conscientes de ello? Los sociólogos tienen tarea…

Antes de que llegue ese momento, la preocupación principal debe centrarse en el embarazo, que puede convertirse en una montaña rusa emocional para las mujeres. A los cambios físicos y hormonales que experimenta su cuerpo se le añaden numerosos factores culturales, sociales y emocionales que en demasiadas ocasiones no se tienen suficientemente en cuenta. Para Meritxell Sánchez, cofundadora de la Asociación Española de Psicología Perinatal, “hablar de embarazo y parto es hablar de la importancia del embarazo, del nacimiento y de cómo recibimos al bebé y tratamos a la madre en la construcción de un puerperio sano y de un vínculo seguro entre la madre y el bebé”. Las nuevas tecnologías pueden ayudar a que esa seguridad, necesaria para la adecuada salud física y mental de la madre y su futuro hijo, esté al alcance de la mano.

El aporte de Larry Rand, director de los servicios perinatales de la universidad de California en San Francisco, y Eric Dy, ingeniero biomédico, en éste campo se llama Belli. Se trata de una aplicación móvil, conectada vía bluetooth con un dispositivo colocado bajo el ombligo de la futura madre, que permite monitorizar en todo momento las constantes vitales del feto y las contracciones. La función de Belli no es sustituir el trabajo de los especialistas, sino permitir que estos datos, esenciales para el bienestar de la madre y la salud del niño, estén al alcance de los médicos a una velocidad inimaginable hasta ahora. Para Rand: “las soluciones pasan por la información más básica, por comprender cuáles son los factores de riesgo. Hay necesidades que podrían tratarse con la tecnología existente”. Los dispositivos ideados por Bloomlife, la compañía creadora y distribuidora de Belli, servirán además para ampliar el conocimiento sobre el embarazo y sus riesgos en la comunidad científica. Se convierte así también en una herramienta de Big Data, puesto que de forma anónima es posible compartir todos los registros realizados en cada embarazo, ayudando incluso a los diagnósticos y prevenciones en países donde el acceso a los médicos es más complicado. La tecnología, asegura Rand, va “influir en el modo en que las madres ven su mundo en este importante momento”.

Edición: Noelia Núñez / David Castañón
Texto: José L. Álvarez Cedena