APLICACIONES, COMUNICACIóN, MUNDO, SOFTWARE, TECNOLOGíA

Una aplicación móvil para mejorar la salud de la democracia

Una aplicación móvil para mejorar la salud de la democracia

Por Azahara Mígel | 18-05-2016

Julie de Pimodan

Julie de Pimodan

Fundadora de Fluicity

El próximo 26 de junio volveremos a votar para elegir gobierno. Tan sólo seis meses después de las fallidas elecciones del pasado 20 de diciembre presenciaremos de nuevo el despliegue habitual de eslóganes, carteles, fanfarrias, paseos por mercados, niños besados, mítines, debates, predebates, postdebates… La “fiesta de la democracia” ya ha puesto en marcha la maquinaria electoral, en un momento donde los barómetros dibujan un panorama en el que la política parece poco permeable a la participación del ciudadano común. ¿Podría la tecnología ser una de las respuestas a esta crisis? Tal vez sí: al menos así lo cree Julie de Pimodan.

Antes de convertirse en una de las referentes mundiales de las nuevas formas de entender la participación política, Julie de Pimodan ejerció el periodismo en Yemen y Emiratos Árabes. Después trabajó para Google en Estambul y vivió de cerca el inicio de la llamada “primavera árabe” con miles de personas reclamando libertad en la plaza Taksim. Fue entonces cuando Julie decidió aplicar herramientas tecnológicas para facilitar la participación ciudadana en la política. El resultado de aquella idea es Fluicity, una plataforma que permite a los gobiernos locales establecer canales de comunicación con la población para dar a conocer las medidas que adoptan y recibir en tiempo real su opinión sobre ellas.

Cuando el usuario se descarga Fluicity recibe, a través de una aplicación instalada en su teléfono móvil, noticias, propuestas y cuestionarios relativos a las políticas de su ciudad. Al mismo tiempo, en el panel de control del ayuntamiento, se muestran los datos recogidos y estadísticas para que los responsables públicos puedan gobernar de acuerdo a lo que los vecinos consideran necesario. Fluicity, que ya está funcionando en algunas localidades francesas, es el primer paso en lo que algunos denominan “democracia 3.0”. Sin embargo, Julie de Pimodan -que fue reconocida como una de las “innovadoras menores de 35” por MIT, cree que todavía falta mucho camino por recorrer. Aun así, como reconoció el jurado del MIT que le otorgó el premio, su idea “aporta un nuevo ángulo a una vieja cuestión”.

Texto: José L. Álvarez Cedena