PLANETA, PREOCUPACIONES GLOBALES, TECNOLOGíA

Una energía limpia, inagotable y potente: la fuerza del mar

Una energía limpia, inagotable y potente: la fuerza del mar

Por Maruxa Ruiz del Árbol | Juanlu Ocampos | 31-01-2017

Timothy Cornelius

Timothy Cornelius

Director del proyecto Meygen

Se atribuye al marino griego Piteas (siglo IV ac) la descripción de la influencia del sol y la luna sobre el nivel del mar. Esta intuición científica, sin embargo, no fue confirmada hasta que Isaac Newton público en 1687 la explicación sobre las mareas que hoy se considera comúnmente aceptada. Y es que desde muy antiguo, los movimientos marinos han seducido al hombre con su matemática regularidad y su poética belleza. En todas latitudes se ha buscado conocer las mareas para aprovechar sus efectos en las costas. Incluso en mitologías guerreras, como la nórdica, Njord, deidad marina, se representaba como un ser amable y benefactor, aunque pudiera reaccionar con una fuerza temible, acorde a su gran poder. Y en el sintoismo japonés Watatsumi, el más fuerte de los divinos dragones acuáticos, era tenido por un buen anfitrión en su palacio sumergido y generoso con los hombres.

Hoy somos conscientes de que no hay dioses ocultos detrás de los movimientos de las mareas, sino una maquinaria perfecta -y todavía más asombrosa que la divina- guiada por la fuerza de la gravedad. Estos movimientos marinos pueden ser igualmente benefactores para la humanidad sin necesidad de recurrir a milagros, si sabemos cómo aprovecharlos; y eso es lo que está consiguiendo Atlantis Resources con la instalación de turbinas en las costas para generar energía eléctrica. Los argumentos que ofrecen para la explotación de este tipo de producción energética parecen irrebatibles: es más predecible y constante que otras fuentes limpias (como la solar o la eólica), no genera residuos contaminantes, resulta completamente renovable, es muy poco agresiva con el hábitat en el que se instala, sus necesidades de conservación son mínimas y sencillas y, además, puede ser altamente eficiente (con el proyecto más ambicioso que desarrollan en la actualidad quieren generar electricidad para 200.000 hogares en una instalación que ocupa poco más de dos kilómetros de la costa de Escocia).

Pero, si todo son ventajas, la pregunta que surge es porqué no ha habido más apoyos para esta tecnología que ya está siendo probada con éxito. Tim Cornelius, biólogo marino y director ejecutivo de Atlantis, tiene clara la respuesta: “la causa por la que la energía de las mareas no ha comenzado a desarrollarse a nivel comercial hasta ahora es porque históricamente no ha existido una legislación ni un apoyo económico para que así fuera”. La subida de los precios de los hidrocarburos, el gas y el carbón, así como de los métodos de extracción de los mismos (cada vez más agresivos con el medio ambiente según se van agotando los recursos), han ayudado en los últimos años al despegue de las renovables, por eso Cornelius asegura que esté va a ser un mercado en constante desarrollo. Ojalá -por si es necesario- Watatsumi vele, como hizo antaño, para que así sea.

Edición: Juanlu Ocampos | Cristina del Moral
Texto: José L. Álvarez Cedena

Transcripción de la conversación
TIM CORNELIUS
00:27
La energía mareomotriz utiliza de manera eficaz las corrientes de agua que se generan en el mar debido a los movimientos lunares, es decir, de la luna. Las corrientes de marea actúan como si hubiera una turbina eólica submarina. Es decir, cuando el agua se mueve, empuja las hélices, las hélices generan energía, transferimos esa energía a tierra firme y se vierte a la red eléctrica nacional.

La totalidad del proyecto Meygen genera trescientos noventa y ocho megavatios. Para que nos hagamos una idea, sería suficiente para abastecer entre doscientos cincuenta y trescientos mil hogares. El proyecto Meygen contará con doscientas sesenta y una turbinas ubicadas en un espacio reducido del fondo marino, unos 3,5 kilómetros cuadrados de fondo, y a una distancia de la costa de tan solo dos kilómetros.
TIM CORNELIUS
01:22
Cada turbina mide unos dieciocho metros de diámetro, y desde la base hasta lo más alto, unos veinticinco metros. Están diseñadas para tener una vida útil de veinticinco años. Durante ese tiempo, el fabricante de las turbinas podrá extraerlas una vez cada cinco años para labores de mantenimiento preventivo.

El proyecto se divide en cuatro fases: la fase Meygen Uno A, ya está construida y está operativa; la fase Meygen Uno B, acabamos de anunciar nuestra decisión de inversión financiera, y la construcción comenzará en 2017. La fase Uno C, tiene mayor escala y su construcción comenzará en 2018, y la fase Dos es el montaje final, que tendrá lugar en 2021.
TIM CORNELIUS
02:28
Probablemente, la ventaja más importante es que la energía mareomotriz no se ve ni se oye. Está totalmente sumergida. Otra ventaja, es que es muy predecible. Una de las principales quejas que despierta la energía solar y la eólica es que su producción es intermitente. No se puede predecir exactamente cuándo generará. La mareomotriz, es casi completamente predecible. Y por último, la faceta o atributo más importante de la energía mareomotriz, es que es medioambientalmente benigna: no supone ningún perjuicio para el medioambiente. Las turbinas rotan muy lentamente, a solo siete revoluciones por minuto, así que no son dañinas para los peces, para las aves marinas ni para los mamíferos migratorios.
TIM CORNELIUS
03:17
El motivo por el que la energía mareomotriz no se ha desarrollado a nivel comercial hasta ahora, es que nunca había existido legislación ni apoyo financiero para su desarrollo. Una de las principales razones por las que ahora se está convirtiendo en una interesante y extendida fuente de desarrollo en Europa, es porque nos estamos beneficiando de la caída de los mercados del petróleo y el gas. El petróleo ha caído por debajo de los cincuenta dólares el barril, por lo que gran parte de las infraestructuras de petróleo y gas, sobre todo en Escocia, se han quedado casi sin trabajo. Así que proponemos un cambio, si lo quieren, del histórico mercado del petróleo, el gas y los hidrocarburos, a un mayor hincapié en el mercado de las renovables del mar. Por eso este es un gran momento para la energía mareomotriz y la energía eólica marina.