COMUNICACIóN

Vint Cerf, padre de Internet, te explica que la conectividad permanente es el siguiente paso de la evolución humana

Vint Cerf, padre de Internet, te explica que la conectividad permanente es el siguiente paso de la evolución humana

Por Zuberoa Marcos | 09-08-2015

Vint Cerf

Vint Cerf

Padre de Internet y vicepresidente de Google

Debe resultar abrumador que siempre que mencionen tu nombre este venga acompañado de la coletilla “padre de Internet”, por más que sea una paternidad reconocida y hasta responsable. Aunque a estas alturas de la película Vinton Cerf tiene que estar más que habituado a que cada vez que dicta una conferencia, se sienta frente a un periodista y suponemos que incluso en las cenas familiares, se le repita “cuéntanos otra vez lo del día aquel en que se os ocurrió inventar el TCP/IP”. Las siglas de marras corresponden a “Transmission Control Protocol/Internet Protocol”, el conjunto de protocolos que hacen posible el intercambio de datos entre computadoras; es decir, lo que permite que ahora mismo usted pueda ver la entrevista a Vint Cerf desde cualquier lugar del Planeta, enviar un correo electrónico o compartir el último gin-tonic con cardamomo a través de Instagram.

Cerf fue el responsable, junto con Robert Kahn, de las investigaciones que concluyeron con la presentación en 1972 del TCP/IP cuando Internet todavía era un proyecto del Departamento de Defensa de Estados Unidos y muy pocos, tal vez únicamente los pioneros que trabajaban en ello, sospechaban la importancia del invento. Aquella criaturita que Cerf vio nacer se ha convertido más de 40 años después en uno de los avances tecnológicos más importantes de la Humanidad.

Ahora Cerf está centrado en el impulso de lo que será el nuevo paso en la red, lo que se denomina “Internet de las cosas”: un mundo absolutamente conectado a través de objetos cotidianos que serán manejables desde nuestros smartphones. A sus 72 años se atreve a imaginar cómo seremos en el 3.015, cuando hayamos conseguido colonizar otros planetas, nuestros ordenadores sean moleculares y nuestros cerebros estén interconectados a través de chips que nos permitan comunicarnos con el pensamiento.