GAMING

World of Warcraft, el juego de rol online que va mucho más allá de las pantallas

World of Warcraft, el juego de rol online que va mucho más allá de las pantallas

Por Iván F. Lobo | 09-11-2015

Frank Pearce

Frank Pearce

Cofundador de Blizzard Entertainment

Kinumi Cati es una adolescente gallega, de Vigo, fascinada por la cultura japonesa. Frank Pearce es californiano y vicepresidente de Blizzard Entertainment, una de las empresas desarrolladoras y distribuidoras de videojuegos más importantes del planeta. Aparentemente ambos viven en universos paralelos, realidades tan alejadas que difícilmente se podría establecer algún vínculo entre ellos. Pero, sin embargo, comparten algo que les une más allá de sus diferencias generacionales y culturales. Porque Kinumi Cati inscribió su nombre en el Libro Guinness de los Records después de pasarse más de 29 horas seguidas jugando a World of Warcraft, el producto estrella de Blizzard y en el que Pearce fue el principal desarrollador.

Podría decirse que la gallega es la evidencia de lo que Pearce afirma: que el WoW es el mejor juego de rol masivo que se haya inventado jamás. Una evidencia superlativa por supuesto, aunque no una rareza única. El juego de Blizzard cautiva a decenas de millones de personas en el mundo y la media de tiempo dedicado al mismo excede la habitual en otros títulos.

La fascinación que ejerce el World of Warcraft es compleja de entender para alguien que no haya experimentado lo que se siente al convertirse, durante unas horas al día, en un personaje de ficción inmerso en una aventura fantástica. Frank Pearce, sin embargo, lo tiene claro. Está convencido de que el éxito de su creación se debe a la necesidad de colaborar con otros usuarios para completar las misiones que propone el WoW, lo que provoca que se creen fuertes lazos entre los jugadores y un sentimiento de pertenencia a la comunidad. En World of Warcraft se han forjado grandes amistades e incluso relaciones amorosas que terminan por trascender las pantallas del ordenador para fraguarse en la vida real. El siguiente paso que afronta Blizzard es trasladar este universo a los smartphones. De esta forma los gamers podrán llevar un mundo imaginario e infinito en el bolsillo de su pantalón.

 

Agradecimientos: Organización de DICE EUROPA, por facilitar la entrevista con Frank Pearce.