CREATIVIDAD, ESTILO DE VIDA, TECNOLOGíA

Zapatillas impresas en 3D que se adaptan a tus pies

Zapatillas impresas en 3D que se adaptan a tus pies

Por Zuberoa Marcos | Azahara Mígel | 30-03-2017

Lucy Beard

Lucy Beard

Fundadora de Feetz

Antes de los grandes centros comerciales y las tiendas outlet. Antes de Amazon. Antes incluso de Internet, quien llevaba unas zapatillas de deporte de marca al instituto se convertía automáticamente en un icono de moda (y en blanco de pisotones). Cubrir los pies con unas Air Jordan, quizás las más icónicas y deseadas desde mediados de los ochenta, no estaba al alcance de cualquiera. Hoy, en cambio, este tipo de calzado se ha extendido hasta convertirse en el más popular para todas las edades y parece adecuado en cualquier situación (¿queda todavía algún local donde impidan entrar por llevar zapatillas?). La pregunta es si esta edad dorada podrá soportar la irrupción de las nuevas tecnologías y la implantación de nuevas técnicas de fabricación como la impresión en 3D. De hecho algunas marcas ya están pensando en ese futuro; Eric Sprunk, jefe de operaciones de Nike, reconoció en una conferencia hace dos años que el 3D va a representar una revolución en este mercado y que se estaban preparando para afrontarlo.

Como suele ser habitual en el terreno de las innovaciones, las compañías más pequeñas son más proclives a correr riesgos y pueden mostrarse más ágiles a la hora de implementar nuevos procesos. Feetz Shoes en un ejemplo de ello. Fundada por Lucy Beard, matemática, y su marido Nigel, doctor en biotecnología, Feetz propone una nueva forma de fabricar y comprar calzado, completamente personalizada y ajustada a las medidas del consumidor. La idea nació después de una frustrante jornada de compras: “Me probé 20 zapatos -contó Lucy Beard a The Telegraph- y ninguno me quedaba bien. Después, fui al Starbucks y pedí un café doble con moka y leche de soja. Entonces pensé: ¿por qué puedo personalizar mi café y no mis zapatos?”.

Feetz ha desarrollado una aplicación con la cual el usuario crea una imagen virtual de sus pies para que los zapatos se ajusten perfectamente a la forma que necesita. Esa imagen se envía junto con algunos datos -la altura y el peso- para elegir el material más adecuado con el que fabricar las suelas. Posteriormente estas suelas son impresas en 3D, ensambladas y enviadas al cliente. El sistema permite fabricar el calzado en pocas horas y la compañía presume de que su método de fabricación reduce hasta en un 60% las emisiones de carbono, con lo que además son una empresa sostenible. Lucy Beard cree que en 10 ó 15 años no será necesario encargar sus zapatillas: “tendremos una impresora 3D en el armario. Buscaremos lo que queremos en el smartphone, lo enviaremos a la impresora, nos iremos a dormir y, al despertar, tendremos los zapatos listos. Ese es el futuro que nos depara la tecnología: moda que se adapta a nosotros, entregada a domicilio de una forma realmente sencilla”.

Edición: Azahara Mígel | David castañón
Texto: José L. Álvarez Cedena